Ler o artigo en galegoPresencia-OpiniónVolver ó índice / Latinoamérica
Las dos Américas de la Cumbre
Por Roberto Mansilla Blanco (Canal Mundo, 20/01/2004)
 
 

La Cumbre de las Américas celebrada en Monterrey, México, entre el 12 y el 13 de enero, pareció ser la “cumbre de todas las tormentas”. Nunca antes EEUU y América Latina acudían a este foro tan marcadamente divididos por el futuro de la integración regional, signados por la pugna entre la formulación del Área del Libre Comercio para las Américas, ALCA, previsto para enero de 2005, y la fuerte oposición que el eje Lula-Kirchner, motor de MERCOSUR, le ha hecho frente al ALCA desde hace meses.

Las pautas de la cumbre, las cuales estaban claras desde un principio, terminaron modificando de manera incierta la agenda de trabajo. Bush está en año electoral y acudir a Monterrey significaba darle una importancia a América Latina en su futura política exterior, en caso de ser reelegido en noviembre. El mandatario norteamericano dio carta blanca a los tres pilares en los cuales espera basar la política de Washington en Latinoamérica para los próximos años: ALCA, lucha contra el narco-terrorismo y apoyo a la democracia continental, lo cual supone pujar por un cambio de régimen en Cuba y apoyar oficialmente la celebración de un Referéndum revocatorio en Venezuela, sin olvidar la situación en la región andina, especialmente Colombia y Bolivia.

A sabiendas de que ya Brasil, Argentina y Venezuela constituyen el eje más marcadamente anti-ALCA en la región, Bush buscó reajustar un eje geopolítico con aliados ya tradicionales. La respuesta la consiguió en el país anfitrión, mediante un renovado espaldarazo al presidente mexicano Vicente Fox, quien estaba un tanto desprestigiado en Washington por su negativa a la guerra en Irak.

La medida tomada por Bush días antes de ir a Monterrey de legalizar la situación de millones de inmigrantes ilegales en EEUU (lo que equivale a decir que dicha medida beneficiaría a millones de mexicanos residentes en el país) y de garantizar sus ahorros y remesas una vez estos inmigrantes regresaran a sus países, no es visto sólo como un arma electoral sino como un gesto para buscar apoyo en Fox y otros países, especialmente los centroamericanos. El resultado fue el esperado, ya que el mandatario mexicano tiene en la inmigración un punto en común con su homólogo estadounidense. Y Bush sabe que su política de inmigración le podría ganar votos entre los 30 millones de hispanos en EEUU.

Con la Declaración de Monterrey casi lista, faltaba afinar algunos detalles finales. La mayoría de los países latinoamericanos enfatizaron en la necesidad de darle prioridad a las cuestiones sociales, especialmente pobreza, desarrollo, comercio equitativo y democracia. Todo esto se tomó en cuenta, especialmente el aspecto de la democracia, la cual todos los mandatarios catalogaron como vital.

Para el presidente estadounidense, utilizar la cláusula a favor de la democracia significaba pujar por un cambio de régimen en Cuba, el único de los países que no ha sido invitado a estas cumbres. En este apartado, a EEUU le salió de frente la oposición del eje Lula-Kirchner-Chávez, quienes han hecho de sus acercamientos al régimen cubano un “dolor de cabeza” para Washington. Días antes de la cumbre, el subsecretario de Asuntos Hemisféricos, Roger Noriega, criticó los acercamientos de Kirchner con Castro, lo que enfrió las relaciones Washington-Buenos Aires en unos momentos en que el gobierno argentino finalizaba con éxito un nuevo acuerdo con el FMI. Sin embargo, en una de las reuniones más esperadas de la cumbre, Kirchner bajó los brazos ante Bush en busca de apoyo para el refinanciamiento necesario por parte del FMI.

Las subidas de tono vinieron de parte de Hugo Chávez, especialmente al referirse a las políticas norteamericanas. Días antes de la cumbre, el secretario de Estado Colin Powell y la asesora de Seguridad Condoleeza Rice realizaron declaraciones puntuales sobre el respeto que el gobierno venezolano debía otorgarle a la posibilidad de realizar un Referéndum revocatorio en Venezuela y expresaron su confianza en que éste se realizaría. Chávez arremetió en el Aló Presidente del domingo 11 calificando a Rice de “analfabeta”, acusando a EEUU de “meter sus narices en Venezuela” y asegurando que iría a Monterrey a denunciar una conspiración de Washington para asesinarlo o tumbarlo del gobierno.

En Monterrey lo que recibió Chávez fue una contundente e inusual declaración de Bush de apoyo al Referéndum y de rechazo al régimen cubano. La declaración de Bush no pudo ser más clara: "Trabajamos con la OEA para asegurar la integridad del proceso de referendo revocatorio presidencial que se lleva a cabo en Venezuela". Vicente Fox reforzó esta declaración señalando que trabajarían conjuntamente con la OEA en la celebración del referéndum venezolano. Ante este escenario, el presidente venezolano quedó con escaso margen de maniobra.

En cuanto al ALCA, la sensación que dejó la cumbre fue la persistencia de la división existente entre Washington y Brasilia. EEUU cuenta con el apoyo de México, Chile y Centroamérica pero no cuenta con la misma suerte en la región andina y suramericana. MERCOSUR acaba de reforzarse con el eje Lula-Kirchner y un audaz acuerdo de asociación con la Comunidad Andina en diciembre pasado. El objetivo es crear una Asociación de Libre Comercio suramericano para enero de 2005, justo cuando está pensado arranque oficialmente el ALCA. En 2004, EEUU espera culminar acuerdos bilaterales con Ecuador, Bolivia, Perú y Colombia, para poder llegar al área de libre comercio.

En este apartado, la discusión parece estar estancada. Lula y Bush se reunieron a puerta cerrada sin saberse qué fue lo que hablaron, pero la oposición del presidente brasileño es notoria. Esto augura un 2004 conflictivo en cuanto a las negociaciones de integración regional, que pueden profundizarse a medida se acerque la fecha de enero del próximo año.

 
 

Roberto Mansilla Blanco é analista do IGADI.

 
Volver ó índice

Volver ó principio


Ir á páxina de inicio
Instituto Galego de Análise e
Documentación Internacional
www.igadi.gal

ÚLTIMA REVISIÓN: 21/01/2004
Fernando Pol