Presencia-OpiniónVolver ó índice / Latinoamérica
Frenazo al FMLN
Por Roberto Mansilla Blanco (Titulares, 24/03/2004)
 
 

La victoria oficialista en El Salvador constituye un duro golpe para las aspiraciones de la ex guerrilla del FMLN de llegar democráticamente al poder por primera vez al mismo tiempo que obstruye el proyecto de Hugo Chávez de consolidar una revolución regional de la izquierda radical con base Caracas-La Habana. El papel de Washington en este sentido ha sido asegurar el apoyo de un país que tiene tropas en Irak, que está dentro de la órbita del ALCA y que envía remesas de inmigrantes desde EEUU.


En el nuevo panorama regional que se está consolidando tras la caída de Aristide en Haití, las elecciones salvadoreñas del pasado domingo 21 constituían un nuevo desafío que se libraba más en el exterior que en el propio país centroamericano. En primer lugar, porque el ambiente de temor interno y externo ante la posibilidad de que por primera vez la izquierda radical plasmada en la ex guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN llegara al poder por medios democráticos, posibilitó el contundente triunfo del partido oficialista de derecha ARENA, en manos de su candidato Elías Antonio Saca. En segundo lugar, las elecciones salvadoreñas eran seguidas con especial atención desde tres capitales: Caracas, La Habana y Washington, en virtud de sus intereses geopolíticos.

El triunfo de Saca no dejó lugar a dudas. El ARENA, en el poder desde que en 1992 se declarara el fin de la guerra civil que dejó 75.000 muertos en la década de los ochenta, se alzó con el 57% de los votos en unas elecciones donde encumbró a su candidato, Elías Antonio Saca, de 39 años, ex comunicador deportivo y empresario de ese ramo. La victoria de Saca confirma el sendero de libre comercio y alineamiento con Washington que el país centroamericano ha transitado desde su pacificación.


La campaña del miedo

Sin duda que los grandes derrotados en esta justa han sido el candidato del FMLN, Schafik Handal, un ex jefe guerrillero de origen libanés de 73 años, y el presidente venezolano Hugo Chávez. Handal esperaba llevar por primera vez al FMLN al poder pero esta vez por medios democráticos, tras los fallidos intentos de la ex guerrilla de alcanzar el poder tras los años de conflicto interno. Su derrota significa un duro golpe para el partido y la posibilidad de una renovación en sus cuadros dirigentes.

El segundo derrotado, Hugo Chávez, observa en la derrota del FMLN la imposibilidad de comenzar a consolidar sus planes de revolución hemisférica amparada con la llegada al poder de partidos provenientes de la izquierda radical, enrolados en el Foro de Sao Paulo. Durante la campaña electoral, las acusaciones de que Handal recibía financiamiento vía Caracas y La Habana se hicieron vox populi, de la misma manera como estas acusaciones sirvieron para minar la posibilidad de que los sandinistas llegaran al poder en Nicaragua el año pasado. El gobierno salvadoreño de Flores y su candidato Saca acusaron también al FMLN de recibir apoyo y financiamiento desde Cuba y China, dos países con los cuales el país centroamericano aún no tiene relaciones diplomáticas formales debido a que apoyaron militarmente a la guerrilla durante el conflicto interno. Del mismo modo, las acusaciones de contactos entre el FMLN y las FARC colombianas perjudicaron la imagen de Handal y su partido.

En clave de participación electoral, los comicios fueron un éxito. Un 70% de los más de tres millones de salvadoreños habilitados para votar hicieron uso de su derecho electoral, lo que da a entender el decisivo momento político que atraviesa la nación. Para la mayoría de los votantes, estas elecciones estaban marcadas igualmente por el cambio generacional, ya que Handal representaba la vieja guardia del FMLN en comparación con el joven Saca, figura pública conocida por ser un exitoso empresario y comentarista deportivo.

El resultado fue que el FMLN obtuvo un 36% de los votos cuando días antes se especulaba con la posibilidad de que podía alcanzar el poder en un país aparentemente polarizado, con un acuciante problema de pobreza y delincuencia interna que exacerba los conflictos sociales. Tras desestimar al principio los primeros sondeos que daban a Saca como ganador, Handal finalmente reconoció los resultados pero no felicitó al nuevo presidente, al que acusó de orquestar una campaña enfatizada en el “peligro de la amenaza comunista” que representaba el FMLN.


De Madrid a San Salvador

A pesar de las evidentes distancias geopolíticas, las elecciones salvadoreñas también deben ser vistas bajo el prisma de los acontecimientos ocurridos en España, y de los intereses de Washington para los próximos meses.

La victoria socialista en Madrid y el anuncio de su nuevo presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, de retirar las tropas españolas en Irak, influyó casi de inmediato en los acontecimientos electorales en El Salvador, ya que este país envió 400 efectivos militares al país árabe que estaban bajo el mando de los 1.500 soldados españoles. Recientemente, Honduras ya declaró que retirará también a su contingente enviado a Irak. Por lo tanto, una victoria del FMLN desbarataría la alianza Washington-San Salvador, que ha marcado las últimas administraciones en el país centroamericano, y pondría en peligro tanto las reformas económicas liberales en ese país como la ayuda estadounidense. Para Washington, Centroamérica es un punto importante a la hora de reforzar su presencia regional a través del ALCA. El Salvador ha venido firmando acuerdos de libre comercio con EEUU que allanan el camino para el área de libre comercio que Washington espera establecer a partir de enero de 2005, en el marco del Área de Libre Comercio Centroamericana que incluye a Nicaragua, Guatemala, Honduras y Costa Rica. Tras el fin de la guerra fría y de la amenaza de una expansión de la revolución cubana en la región, los gobiernos de Clinton y Bush han enfatizado en apoyar económica y políticamente a los países centroamericanos, cuyos ciudadanos emigran con frecuencia a EEUU, enviando remesas a sus países de origen que constituyen importantes fuentes de ingreso nacionales. El comercio EEUU-Centroamérica generó más de 31 millardos de dólares en el 2003.


Narcotráfico y turbulencia regional

En el plano de la lucha contra el narcotráfico, El Salvador ha jugado un papel militar importante tras la entrega del Canal de Panamá en diciembre de 1999. El gobierno norteamericano opera con una base antinarcóticos en el aeropuerto Internacional de Comalapa en San Salvador, similar al que existe en la población ecuatoriana de Manta, cercana a Colombia. Las acusaciones de alianza del FMLN con las FARC colombianas han provocado temores en Washington de que un eventual gobierno izquierdista en El Salvador eche por tierra la política antidrogas estadounidense.

Tras la caída de Aristide en Haití y la convulsión política que podría estallar en ese país caribeño en caso de que fracase la actual etapa de transición, confrontarse con un nuevo escenario conflictivo en un país que ya vivió las duras secuelas de una guerra civil provocaría mayores problemas para Washington y una merma en su presencia regional. Es por ello que una eventual victoria del FMLN, además de provocar turbulencia interna, acercaría a El Salvador al eje Venezuela-Cuba-Brasil-China, con desventajas políticas y comerciales para Washington. Dicho escenario podría expandirse a una eventual victoria electoral en el futuro de los sandinistas en Nicaragua y los ex guerrilleros en Guatemala.

Lo único previsible es que el nuevo gobierno conservador del ARENA continuará las reformas económicas del anterior y su alineamiento con Washington mientras trata de restablecer las conexiones entre el partido oficialista y sus filiales regionales, deterioradas en los últimos años. En este apartado, el ARENA no posee la cohesión y capacidad de movilización de su opositor FMLN. Y la victoria de Saca anuncia también un cambio político generacional que podría enterrar los fantasmas del pasado.

 
 

Roberto Mansilla Blanco é analista do IGADI.

 
Volver ó índice

Volver ó principio


Ir á páxina de inicio
Instituto Galego de Análise e
Documentación Internacional
www.igadi.gal

ÚLTIMA REVISIÓN: 24/03/2004
Fernando Pol