Sepultura de Friedrich Wilhelm Mette no Cemiterio do Hospital pisquiátrico de Conxo

Asombrosa Galicia (VI) El capitán Friedrich Wilhelm Mette

La serie "Asombrosa Galicia" presenta, desde la mirada de Isabel Stanganelli, espacios, historias y otros elementos que no dejarán de causar asombro. En torno a las conexiones de Galicia con el resto del mundo...
Liñas de investigación Paradiplomacia
Apartados xeográficos Europa

La sepultura del capitán del buque Santa Úrsula, Friedrich Wilhelm Mette, fue descubierta en 2005 -tras casi un siglo de olvido- en el cementerio del hospital psiquiátrico de Conxo (Santiago de Compostela) por un equipo de voluntarios y usuarios de la Asociación Itinera para la Salud Mental, que se encontraba desbrozando los abandonados jardines de los que era parte el cementerio. La lápida era monumental, pero el abandono desde mediados de los años 70 la ocultaba entre la maleza. Los voluntarios la buscaban: un paciente del nosocomio recordaba haberla visto en aquella época. Lamentablemente, una vez expuesta al público, fueron robados sus atributos más notorios: un ancla -que se extendía a lo largo de la tumba- y cadenas que la circundaban.

Este hallazgo resultó en importantes interrogantes que aún no encuentran explicación.

Friedrich Wilhelm Mette era uno de los capitanes de la flota de la Línea Hamburguesa Sudamericana, de origen alemán, que oficialmente transportaba pasajeros y correspondencia entre la península ibérica y el río de la Plata desde antes de la Primera Guerra Mundial. Los migrantes eran principalmente gallegos o portugueses, pero eran frecuentes otros ante las crisis europeas y la inminencia de la Gran Guerra. No eran tiempos apacibles. Con frecuencia loss buques se refugiaban en puertos portugueses y en las rías gallegas y no era extraño encontrar al Santa Úrsula en ellas entre 1914 y 1916. Como consecuencia de las hostilidades entre Portugal y Alemania, la primera se apropió del Santa Úrsula denominándolo Estremadura1.

Desde entonces el capitán Mette permaneció en tierra, en Vilagarcía de Arousa. Se desconoce el objetivo de su permanencia aunque sería el capitán Feldman quien coordinaba su trabajo. Fue su “tripulación” quien lo llevó al psiquiátrico de Conxo, muy próximo a Santiago de Compostela, en octubre 19162. La explicación oficial fue que padecía una enfermedad mental asociada a la sífilis, supuestamente contraída durante una epidemia en Buenos Aires. No he encontrado registro de esa epidemia, pero en ese o cualquier otro puerto podía haberla contraído, si ese fue el caso. La permanencia en el hospital también podía haber sido un conveniente escondite: al capitán Mette se le permitía entrar y salir libremente de esa institución.

Sin embargo el 5 de octubre de 1917 fue internado de urgencia en grave estado. Friedrich Wilhelm Mette falleció el 10 de octubre de 1917, cinco días más tarde. Tenía 42 años. Otro detalle llamativo es que si la gravedad de su estado era tal, debió ser ingresado en otro tipo de establecimiento de salud…

Y durante mucho tiempo se sumó la incógnita fue quién había reconocido su memoria con semejante lápida y por qué. Hoy se sabe que se trató del consulado de Alemania en Vigo. En su lápida puede leerse: «Hier ruhet Friedrich Wilhelm Mette. Kapitan. O.S. Santa Ursula. 1875-1917» (Aquí descansa Friedrich Wilhelm Mette. Capitán. Buque Santa Úrsula).
Si era tan importante ¿por qué sus restos no fueron repatriados a Alemania? ¿Prestó servicios que no podían ser reconocidos públicamente en aquel país? Hay medios consultados que se refieren a Mette como el “espía alemán”… Es probable que haya sido parte del equipo de espionaje alemán en la Primera Guerra Mundial.

Cuando se desacralizó el cementerio y se invitó a los familiares a retirar los restos de sus deudos, muchos no se presentaron y entre ellos los familiares de Friedrich Mette. ¿Conocían el lugar y circunstancias de su muerte? Se buscó a su familia en Bremen. Si era su ciudad es probable que hubiera cambiado su apellido. Además se perdió muchísima documentación previa a 1945…

Si se pretendió llevar a cabo una operación encubierta, se cometió el error de erigir esa lápida. Seguiré indagando.

Agradezco la asistencia y paciencia de Manuel Gayoso, que respondió a muchas de mis preguntas.

Nota de la autora: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”.

1 Irónicamente el Santa Úrsula –construido en 1908- fue hundido por un submarino alemán en la Segunda Guerra Mundial. Bajo bandera griega, llevaba entonces el nombre de Livathos.

2 El Hospital psiquiátrico de Conxo fue originalmente un monasterio que contaba con impecables jardines (toda Santiago de Compostela se destaca por sus jardines) con un área en ellos destinada al cementerio.