Distribuir

Distribuir contido
Apartados temático/xeográficos
Idioma
OPCh 19 de Outubro de 2013 Zizka

La dimensión social en las relaciones sino-polacas

Puede que las relaciones sociales constituyan el elenco más difícil de desarrollar entre dos países tan diferentes. Se advierten muchas iniciativas recientes en cuanto a la cultura, la educación y el turismo, pero queda mucho potencial que todavía es infrautilizado.

La cultura

Según el Protocolo de Cooperación Cultural entre el Ministerio de Cultura y Patrimonio Nacional de Polonia y el Ministerio de Cultura de la República Popular China para el periodo 2012-2015, ambos estados deben, entre otros, popularizar los logros artísticos, facilitar el desarrollo de los contactos entre artistas y organizar encuentros de trabajo.

El protocolo mencionado es el cuarto acuerdo de cooperación cultural entre China y Polonia. China también sostiene buenas relaciones culturales con otros países de  Europa Central. Por ejemplo, en 2000 se firmó el Acuerdo de Cooperación Cultural entre el Gobierno de la República Eslovaca y el Gobierno de la República Popular de China. Asimismo la República Checa en los años 1957 - 2008 firmó dos acuerdos de colaboración en el área de cultura y uno sobre educación.

El 2011 fue designado como el Año de la Juventud Unión Europea – China con el fin de ´promover y profundizar la colaboración entre Europa y China´. Los principales objetivos del Año fueron la promoción del diálogo intercultural, el fortalecimiento del entendimiento mutuo y la amistad entre los jóvenes de Europa y China.   

A partir de la participación en las actividades organizadas gracias al Año de la Juventud, Polonia se comprometió con otras iniciativas: tras la visita en 2011 de la Primera Dama de Polonia, Anna Komorowska, a China, se puso en marcha una página web sobre Polonia dedicada a los niños que se puede consultar en polaco, inglés y chino. En 2013 se organizó una Semana de la Amistad con Polonia en Liaoning. Además, la Asociación Sino-Polaca de Cultura y Arte continuamente organiza una gran variedad de eventos entre los cuales cabe citar un espectáculo de boda china tradicional o un taller para hacer linternas chinas. Sin embargo, se debe hacer mucho más para que la cultura china deje de ser un gran misterio para Polonia y al revés.

La educación

Según el Ministerio de Educación de China más de 1,27 millones de estudiantes chinos estudian en el extranjero. En 2011, las direcciones más frecuentes eran Estados Unidos, Australia y Canadá. Muchos padres chinos creen que la asistencia a una de las mejores universidades occidentales garantiza el futuro de sus hijos. Tal vez confían en las escuelas de Estados Unidos más que los padres estadounidenses, a veces gastando todo lo que tienen para obtener esa oportunidad para sus hijos. Recientemente, los chinos empezaron a creer también en el potencial de la Unión Europea, que ha sido el destino más elegido por los estudiantes chinos, particularmente Reino Unido, Francia, Alemania, Holanda e Italia.

Asimismo, se observa que los chinos muestran más interés en los estudios en Polonia. En 2011 Polonia acogió mil estudiantes chinos (4% de todos los estudiantes extranjeros en Polonia y 0,05% de todos los estudiantes de las universidades polacas) y en 2013 ya recibió más de dos mil. Aún no es mucho, pero el número de chinos interesados en hacer carrera académica en Polonia crece debido a una oferta educativa atractiva con un personal muy bien preparado y moderno. Los diplomas que se logran en Polonia son reconocidos en toda Europa. Y todavía los estudios son mucho más baratos que en el Reino Unido o Estados Unidos.

Por una parte, Polonia encuentra en los estudiantes chinos un suplemento a la caída demográfica; por otro, los estudiantes polacos que aprovechan las becas en las universidades chinas dispondrán una posición más sólida en el mercado laboral. Por eso, las universidades polacas trabajan intensivamente para desarrollar la cooperación bilateral con China. En 2012, la Universidad de Tecnología de Lódz y Minzu University of China crearon un programa ´2+2´: los dos primeros años los estudiantes chinos estudian en China y en los dos siguientes viajan a Polonia donde obtienen un diploma de ingeniero. El mismo año, el gobierno chino asignó 5 mil becas para personas de Europa Central que querían estudiar en China.

Sin embargo, en Polonia el aprendizaje del chino no es tan popular como por ejemplo en Alemania. Los alemanes están convencidos que sus niños deben aprender esa lengua de pequeños para asegurarse un buen comienzo en la vida. Aprender chino en Polonia no es fácil. En las ciudades más grandes existen posibilidades de cursos de chino, pero a menudo los grupos no se abren suficientemente. En cambio, ciertas universidades ofrecen carreras de sinología que garantizan un nivel muy alto de conocimiento de la lengua y cultura chinas. No obstante, la competencia para estudiar sinología es muy grande, llegando a 18 candidatos para cada plaza.

El turismo

Respecto al turismo, existen varias iniciativas para aumentar el interés de los turistas chinos en Polonia y al revés. Por ejemplo, en 2012 en Varsovia tuvo lugar el Primer Foro Sino-Polaco de Agencias de Viajes con el fin de incluir la oferta polaca en los catálogos chinos y en 2013 el Primer Foro Regional Polonia – China. Polonia también realiza el proyecto Me Gusta Polonia, que promueve Polonia en China, Japón e India.

En el mercado del turismo internacional se considera que los chinos son el grupo más numeroso de viajeros procedentes de Asia, que en Europa elige destinos como Francia, Alemania, Italia, Gran Bretaña o Austria. El número de turistas chinos visitando Polonia aún es pequeño. Polonia tiene muchas más visitas del continente europeo que asiático. Esa tendencia tiene su confirmación en cifras: en 2008, los chinos hicieron 18 mil pernoctaciones en Polonia mientras que los alemanes casi 830 mil. Asimismo se debe interesar a los turistas polacos en China. Los destinos exóticos que los polacos eligen todavía son Cuba, Tailandia, Kenia, Sri Lanka, México y Venezuela.   

También las agencias de viajes polacas necesitan acostumbrarse a varias características de los turistas chinos para que la cooperación sea más fructífera. Los chinos se sorprenden del bajo nivel de los alojamientos en los hoteles, una infraestructura y acceso débil, falta de la información en chino y la disparidad cultural. La mayoría no está interesada ni en visitas a lugares de culto religioso (lo que resulta muy lamentable porque Polonia tiene muchos) ni a eventos culturales locales (que en Polonia son muy interesantes en todas las regiones). Las visitas de los chinos se limitan a los rincones más conocidos, por eso en Polonia visitan solamente Cracovia y Varsovia. Además, los chinos prefieren comprar sólo productos de marca, en detrimento de los productos regionales y su insuficiente conocimiento de lenguas extranjeras, dificulta la comunicación.

Tempo exterior: Revista de análise e estudos internacionais