Distribuir

Distribuir contido
Apartados temático/xeográficos
Idioma
Revista El Nuevo Lunes 27 de Febreiro de 2012 Ríos
Entrevista a Xulio Ríos

Ma Ying-jeou no ha recibido un cheque en blanco

1. Ma Ying-jeou acaba de ser reelegido presidente de Taiwán. ¿Qué políticas han premiado los electores para concederle un segundo mandato?

Una mayoría ha suscrito su mejor manejo de las relaciones con China continental, que es el asunto central de la política taiwanesa. No obstante, ha perdido casi 800.000 votos en relación a 2004. Y pasó de 81 a 64 escaños en el parlamento. No ha recibido un cheque en blanco aunque si se benefició del claro rechazo a la confrontación con Beijing, un temor que ha perjudicado a una oposición en claro ascenso pese a su derrota. Ma podrá continuar el acercamiento a China continental pero sin descuidar los guiños a una población que mayoritariamente no se siente seducida por la idea de la unificación.

2. ¿Qué ha significado para el país, en términos macroeconómicos, la mejora de las relaciones económicas y comerciales con China que inició en 2008?

El nuevo clima a través del Estrecho le ha permitido a Taiwán esquivar en mejor medida los impactos de la crisis económica global y, sobre todo, le facilita mecanismos para propiciar una mayor integración con las economías del área. Aunque la parte de las exportaciones hacia China se mantiene en torno al 40%, las inversiones en el continente han aumentado un 60% en 2011. Si en 2009 la economía se contrajo en un 1,9%, en 2010 (10,8%) y 2011 (4,3%) ha vuelto a crecer. En 2012, el 94,5% de las exportaciones taiwanesas a China gozarán de arancel cero, incluyendo sectores clave como las máquinas, herramientas y productos petroquímicos. En este año está prevista la reducción de aranceles de 437 tipos de productos y también una mayor liberalización de las inversiones en la isla. Taiwán, por otra parte, teme mucho la pérdida de competitividad derivada de una posible estrategia china que dificultara su participación en los procesos de integración regional en virtud de un aumento del “acoso diplomático” que su creciente poder le facilita. Ese problema está en vías de solución. La normalidad de las relaciones con China le beneficia igualmente en las relaciones con otros  socios importantes como Japón, la UE o EEUU. España debiera estar más atenta.

3. Ma ha declarado que seguirá intensificando sus lazos con sus aliados en Latinoamérica y el Caribe y mejorará sus lazos con China continental. ¿Qué intereses tiene en cada una de estas regiones?

En el primer caso, la importancia deriva del cultivo de sus vínculos diplomáticos. De un total de 23 aliados en todo el mundo, en dicha región suma 12, pero ninguno de ellos tiene relevancia económica en el plano bilateral. La relación con China continental, por el contrario, es clave. Tras la firma del ECFA, en junio de 2010, se ha abierto un periodo de intensificación de los contactos y de ampliación de los acuerdos que puede desembocar a medio plazo en la firma de un tratado de paz, aunque para ello deberá diluir la considerable división interna que este tema suscita en la isla.  En lo inmediato, la prioridad se centra en la firma de un pacto que asegure la protección de las inversiones mutuas. Como es sabido, Taiwán tiene una gran presencia inversora en el continente.

4. El presidente también ha anunciado una inversión millonaria para convertir a Taiwán en una potencia industrial. ¿En qué sectores destaca el país?  

El electrónico y los servicios son hoy los sectores clave. Todo lo relacionado con las tecnologías de la información es fundamental, ostentando las primeras posiciones a nivel mundial en la producción de numerosos bienes. Respecto al plan anunciado, se trata de establecer una alianza entre gobierno, industria y universidad para fomentar la investigación y el desarrollo de las diferentes tecnologías clave de las industrias mecánicas, electrónicas y electrotécnicas.

5. ¿Cuáles son las previsiones de crecimiento de Taiwán para 2012 y cuáles son sus desafíos?

Oficialmente, en torno al 4%; otros le auguran poco más del 3%. Taiwán quiere alejarse de una economía basada en los bajos costes para impulsar la innovación y una red de TLCs que le permitan ganar posiciones en los mercados exteriores. La reforma fiscal, la reducción de las desigualdades, la potenciación del consumo doméstico son retos clave. En lo político, internamente, los próximos años podrían ser determinantes para modernizar una justicia que reiteradamente ha sido puesta bajo sospecha.

 

Tempo exterior: Revista de análise e estudos internacionais