Alvarado Roales

Distribuir

Distribuir contido
Vinculación

Alvarado Roales, David M.

Nome: 
David M.

Politólogo, xornalista, escritor e consultor especializado no norte de África e mundo árabe, é investigador asociado do IGADI. O seu último libro é "Rif. De Abdelkrim a los indignados de Alhucemas" (2017, Ed. La Catarata)

dalvaou@gmail.com


34 artigos publicados
26/05/2020
Cando amaine a treboada e a pandemia estea baixo control, cal será a percepción que terán uns estados dos outros? Xa sexa o modelo de democracia británico, “les lumières” francesas ou as presuntamente inxentes capacidades de Washington, hai conceptos que vanse ver seriamente afectados e comprometidos pola crúa realidade da xestión da Covid-19. Porque os diferentes gobernos que pretenden ter sabido loitar eficazmente contra o coronavirus dentro das súas fronteiras, cando todo remate, van ser taxados, establecéndose táboas de gañadores e perdedores, discriminándose entre estados eficaces e aqueles que non o foron tanto, ou mesmo quen abondaron na mediocridade. Unha avaliación que, probablemente, dexenerará nunha competición propagandística planetaria con reminiscencias de guerra fría. Os retos son enormes, xa que poderían implicar cambios profundos na relación de forzas no mundo e mesmo precipitar a chegada dun mundo posestadounidense.
20/05/2020
O potencial impacto da propagación a grande escala da Covid-19 en África podería ter dramáticas consecuencias a máis dun nivel. Non existen medios consecuentes para un diagnóstico fidedigno da extensión do andazo, nin os réximes en liza se caracterizan precisamente pola súa transparencia informativa, pero no momento de redactar estas liñas todo apunta a que a situación epidemiolóxica mantense relativamente contida e moi lonxe do estado de cousas en Europa e os Estados Unidos. Porén, xa teñen saltado todas as alarmas, conscientes os poderes africanos do veraz risco de inestabilidade e da case inexistencia de vectores de resiliencia para facer fronte a unha profunda crise máis aló dos seus límites territoriais, con dimensións globais, e que se atopa na súa fase inicial. O coronavirus actuará como certo detonante e amplificador de factores de risco estruturais, ameazando con deixar en franca evidencia os límites e incapacidade dos diferentes estados africanos, os seus respectivos sistemas e elites, impotentes para protexer ás súas poboacións e ofrecer aos seus cidadáns un horizonte de salvación.
PRAZA.GAL
07/05/2020
Desde a mesma xénese da humanidade tiñamos, no mellor dos casos, un 50% de probabilidades de sobrevivir tras padecer un andazo, xa fose este de orixe viral ou bacteriano. O ser humano pasaba frío cada inverno até o punto de que as baixas temperaturas se situaban na orixe de cíclicos e regulares falecementos masivos. Amais, os períodos de fame eran a norma antes da chegada da primavera, implicando un consecuente incremento na taxa de mortalidade, nomeadamente entre os espécimes máis febles e novos. E así transcorreron milleiros de anos! Só en datas relativamente recentes, de xeito máis acentuado trala segunda guerra mundial, interveñen fenómenos que van revolucionar o noso devir, como son a invención dos antibióticos e a xeneralización da vacinación, xunto co auxe e normalización do uso do petróleo que, asemade, empurra en gran medida a produción agrícola e permite alimentar a un maior número de persoas.
El Progreso
29/04/2020
O que hai unhas semanas xa non era un segredo, agora, en pleno azote do Covid-19, resulta unha clamorosa evidencia: a humanidade adoece de liderazgo. Fai augas a Unión Europea, proxecto mitificado e enchido de supostas virtudes, no que pretendemos albiscar a súa —sempre por chegar!— mellor versión, obviando flagrantes eivas e non asumindo que para algúns a cousa non vai máis aló que o de conformar un enorme mercado pegado ás súas fronteiras. Rusia, Estado de dimensións continentais que segue a vivir das rendas do pasado, que a duras penas consegue manter o status de potencia que os ben pensantes lle atribúen aínda; segue ao seu, figurando, inmiscíndose todo o que pode e máis, pero sen realmente estar e contar. China, que a piques estivo de conseguir erixirse en exemplo de orde e eficacia na xestión da pandemia, foi, finalmente, vítima da súa propia esencia, concluíndo o mundo a súa excesiva dependencia de Pequín e receando máis que nunca do xigante asiático.
IGADI
14/03/2019
 A renuncia a un quinto mandato do presidente Abdelaziz Buteflika e o inicio dun suposto proceso de transición suscita importantes dúbidas, poñendo en tea de xuízo as auténticas intencións do réxime. A oposición, que evoca unha “manobra dilatoria”, chama á prudencia e, sobre todo, a manter a presión contestataria para avanzar de xeito efectivo na senda democrática e de cambio.
Praza
23/03/2015
Hoxe máis que nunca, Tunisia é un símbolo. Un exemplo de democracia no "mundo árabe". Un país capaz de reinventar o concepto de "revolución", tendo expulsado a un ditador, Zine El Abidine Ben Alí, e encontrando vías de concertación entre islamitas e demócratas. Tunisia foi o berce da "revolución xasmín", que derivou na chamada "primavera árabe", presentándose diante do mundo coma un Estado musulmán que ten sabido dotarse dunha moderna Constitución. O único país da rexión non sometido ó ditado dun exército que decide quen manda e quen non. O único en dotarse dun presidente republicano democraticamente electo, saído das furnas. O único en garantir, xa desde os tempos de Habib Bourguiba, grande artífice da independencia tunesina e das institucións aínda hoxe en liza, a completa igualdade de dereitos entre homes e mulleres. E como tal, Tunisia supón unha ameaza, un contra-modelo ó Estado Islámico, que ve na pequena república norteafricana un insoportable referente nas antípodas do seu proxecto totalitario.
El Faro Digital
22/01/2014
Tras haber sido sorpresiva y nuevamente hospitalizado en el parisino hospital militar de Val-de-Grâce, de regreso el pasado jueves al Palacio de El Mouradia el jefe de Estado argelino, Abdelaziz Bouteflika, firmó el decreto que sanciona la celebración de comicios presidenciales el 17 de abril, según informó APS, la agencia de prensa oficial. Como ya es habitual desde hace meses, desde su llegada no ha trascendido ninguna imagen del presidente, que permita interpretar su real estado de salud. En ausencia de un comunicado oficial al respecto, que haga alusión a un diagnóstico médico fiable sobre el alcance de la enfermedad que lastra al veterano político, los ciudadanos se mantienen a la expectativa. Ya sea por omisión o de forma premeditada, tal vacío informativo no aporta estabilidad alguna a un país que aún no ha logrado superar su década negra. A pesar del discurso triunfalista invocado de forma recurrente por las autoridades, la inestabilidad sigue estando al orden del día en Argelia, donde persiste la violencia integrista y los pingües recursos derivados de los hidrocarburos apenas sí alcanzan para mantener una más que precaria paz social. Inquieta el futuro inmediato del mayor Estado africano, un actor clave para la seguridad y estabilidad de una región harto convulsa.
El Faro Digital
20/11/2013
Los tunecinos fueron los primeros en osar, en indignarse y romper el silencio que les había sido impuesto. Tunecinas y tunecinos fueron los primeros en invadir las calles para manifestar su descontento y poner fin al mandato de su tirano particular, Zine El Abidine Ben Ali. Aquí el levantamiento fue real y profundo, popular e imprevisible, espontáneo, frente al egipcio, más calculado y limitado geográficamente, y el libio, una suerte de guerra civil entre tribus azuzada y ayudada de forma directa desde el exterior. Nadie podía prever que un 17 de diciembre de 2010 un joven vendedor ambulante de Sidi Buzid, pequeña localidad del interior tunecino afectada por la crisis económica, iba a encender la mecha de la revolución jazmín, antesala de los movimientos de contestación bajo el epígrafe de primavera árabe. Muchos se empecinaron en vislumbrar el advenimiento de nuevos espacios democráticos en Túnez, Libia y Egipto, presuponiendo trayectorias e intenciones homogéneas en tan diferentes contextos. Harto seductor, en plena consonancia con “el fin de la historia” y final triunfo planetario de la democracia liberal, preconizado por el ensayista Francis Fukuyama. Seductor, es cierto. Pero ilusorio. Cada vez menos espontánea y previsible, la primavera árabe se ha topado de bruces con la más cruda de las realidades: una Libia desangrada e incapaz de asentar un poder capaz de ejercer el monopolio legítimo de la violencia, y un Egipto donde la institución castrense se ha hecho absolutamente con las riendas de la situación. Sólo queda Túnez.
El Faro Digital
19/11/2013
Como afirmó uno de los grandes referentes teóricos de las revoluciones y el cambio social, el estadounidense Charles Tilly, la democracia es un lago. Tiene propiedades distintivas y una lógica propia, pero se forma de diferentes modos, cada uno de los cuales retiene trazos de una historia singular. Igual que un lago. Al sur del Mediterráneo la explosión de la denominada primavera árabe evidenció un extraordinario deseo de libertad política y justicia social, además de un total rechazo del autoritarismo, la corrupción y el nepotismo. Estos elementos conformaron el corpus de la revolución que, de forma inclusiva entonces, fundaba un nuevo pacto social ciudadano susceptible de edificar los cimientos de un sistema auténticamente democrático. La rapidez con la que los déspotas fueron desposeídos de su cetro de mando degeneró en euforia, un estado de ánimo de perniciosos efectos, que cegó a los actores directamente implicados en los movimientos a pie de calle, además de a analistas, observadores, estadistas y dirigentes de todo el planeta. Se desatendió el proceso, arduo y complejo, como en cualquier momento transicional, dirigiendo toda la atención al resultado anhelado y relativizando cualquier variable susceptible de empañar la idílica estampa, el pretendido hecho democrático.
Atalayar
14/11/2013
Al derrocamiento de Mohamed Morsi sucedió un enconado debate sobre la deriva política en Egipto. La deposición del presidente de los Hermanos Musulmanes es vista por unos como un ataque a la democracia, un hurto a la voluntad popular expresada en las urnas. Para otros se trata de un mal necesario a la luz de la deriva sectaria y excluyente adoptada por el islamismo, contraria a los principios de la "revolución". Más allá de la polémica se ha abierto un periodo de incertidumbre e inestabilidad. Una etapa de fractura social y violencia. Las evoluciones son seguidas de cerca por Occidente y de forma particular por el mundo árabe, que tiene en Egipto una suerte de faro, de guía. De ahí que muchos se pregunten si el final de Morsi ha supuesto un golpe fatal para el islam político y su proyecto de sociedad conforme a la religión. De ahí que lo acaecido sea fuente de renovadas esperanzas sobre el devenir de las "primaveras árabes".
Tempo exterior: Revista de análise e estudos internacionais