Informe de Jiang Zemin en el XVI Congreso del PCCh

Distribuir

Distribuir contido

BEIJING (Xinhua). El siguiente es el texto íntegro del informe titulado "Construir en todos los sentidos una sociedad modestamente acomodada y abrir nuevas perspectivas para la causa del socialismo con peculiaridades chinas", presentado por Jiang Zemin ante el XVI Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh), el 8 de noviembre de 2002 en Beijing.

Camaradas:

Ahora voy a presentar ante el Congreso un informe en nombre del XV Comité Central.

El XVI Congreso Nacional del Partido Comunista de China es el primer congreso nacional que celebra nuestro Partido en el nuevo siglo, y es también un congreso de gran importancia convocado en una nueva situación en que nuestro Partido ha empezado a ejecutar la disposición estratégica del tercer paso de la modernización socialista.

El tema del Congreso es: Mantener en alto la gran bandera de la teoría de Deng Xiaoping, implementar en todos los aspectos el importante pensamiento de la "triple representatividad"(1), continuar la obra de los predecesores y desbrozar nuevas rutas para el futuro, avanzar a paso del tiempo, construir en todos los sentidos una sociedad modestamente acomodada, promover aceleradamente la modernización socialista y bregar por abrir nuevas perspectivas para la causa del socialismo con peculiaridades chinas.

Al franquear la humanidad el umbral del siglo XXI, nuestro país ha hecho entrada en una nueva etapa de desarrollo: construir en todos los sentidos una sociedad modestamente acomodada e impulsar de modo acelerado la modernización socialista. La situación internacional está experimentando profundos cambios. La tendencia de multipolarización mundial y de globalización económica evoluciona en medio de zigzags, la ciencia y la tecnología progresan de día en día y la competencia en relación a la fuerza nacional integral va agudizándose. La situación es apremiante, y uno se quedará atrás si no adelanta. Nuestro Partido debe mantenerse con firmeza al frente de la corriente de la época, unir y conducir al pueblo de todas las etnias del país a cumplir las tres importantes tareas históricas siguientes: impulsar la modernización, completar la reunificación de la patria y salvaguardar la paz mundial y promover el desarrollo en común, con el fin de consumar la gran revitalización de la nación china en el camino del socialismo con peculiaridades chinas. Ésta es una imponente misión que la historia y la época confían a nuestro Partido.

I. EL TRABAJO EN LOS ÚLTIMOS CINCO AÑOS Y LAS EXPERIENCIAS BÁSICAS ADQUIRIDAS EN LOS TRECE AÑOS TRANSCURRIDOS

Los cinco años pasados desde el XV Congreso Nacional del Partido han sido un lustro en que, manteniendo en alto la gran bandera de la teoría de Deng Xiaoping, hemos emprendido de continuo nuevos caminos e innovaciones, y un lustro en que hemos salido airosos de las pruebas de las diversas dificultades y riesgos y seguido marchando triunfalmente por el camino del socialismo con peculiaridades chinas.

El XV Congreso adoptó la teoría de Deng Xiaoping como pensamiento guía del Partido, formuló el programa básico del Partido para la etapa primaria del socialismo y dejó en claro los objetivos de lucha y las tareas que tenía que cumplir nuestro país en su desarrollo a caballo de dos siglos. Con miras a llevar a efecto el espíritu del XV Congreso, el Comité Central ha convocado en total siete sesiones plenarias, en las cuales ha tomado decisiones y disposiciones acerca de la agricultura y el trabajo rural, la reforma y el desarrollo de las empresas de propiedad estatal, la elaboración del X Plan Quinquenal, el fortalecimiento y la mejora de la construcción del estilo del Partido y otros problemas importantes. En esos cincos años hemos recorrido una trayectoria nada ordinaria y hemos conseguido enormes é xitos en la reforma, el desarrollo y la estabilidad, en los asuntos internos, la diplomacia y la defensa nacional, así como en la administración del Partido, del país y del ejército.

Desarrollo continuo, acelerado y sano de la economía nacional. Con la implementación de la orientación de ampliar la demanda interna y la adopción oportuna de la política fiscal activa y la política monetaria prudente, se ha superado el impacto negativo sobre nuestro país de la crisis financiera de Asia y de las fluctuaciones económicas mundiales, por lo que se ha mantenido un crecimiento económico relativamente rápido. Se han obtenido buenos efectos en la reestructuración económica estratégica y se han logrado el fortalecimiento continuo de la posición de la agricultura como rama básica, la elevación del nivel de las industrias tradicionales así como el desarrollo acelerado de las industrias de alta y nueva tecnología y el sector de servicios modernos. Se ha terminado, entre otras instalaciones infraestructurales, un gran número de proyectos hidráulicos, de transporte, telecomunicación, energía y protección medioambiental. Se han hecho importantes progresos en la explotación a gran escala de las regiones occidentales del país. Se ha elevado aún más la rentabilidad económica y han aumentado incesantemente los ingresos fiscales. Ha sido coronado con é xito el IX Plan Quinquenal y se ha dado buen inicio al X Plan Quinquenal.

Frutos exuberantes en la reforma y la apertura.

Se ha establecido de manera preliminar el sistema de economía de mercado socialista. Se ha robustecido todavía más la economía de propiedad pública y se ha impulsado a pasos sólidos la reforma de las empresas de propiedad estatal. La economía individual, la privada y otras de propiedad no pública han registrado un desarrollo relativamente veloz. Se ha desenvuelto en todos los terrenos la construcción del sistema de mercado, se ha perfeccionado ininterrumpidamente el sistema de regulación y control macroeconómicos y se han agilizado los pasos en la transformación de las funciones gubernamentales. Se han profundizado de continuo las reformas en lo referente a las finanzas, los impuestos, la banca, la circulación mercantil, las viviendas, las instituciones gubernamentales, etc. Se han observado un rápido desarrollo de la economía abierta y una notable expansión de la magnitud del comercio de mercancías y servicios y del flujo de capitales. Se han incrementado en gran margen las reservas de divisas del Estado. Con la incorporación de nuestro país a la Organización Mundial del Comercio, la apertura al exterior ha entrado en una nueva etapa.

Éxitos notables en el fomento de la política democrática socialista y de la civilización en lo espiritual.

Ha seguido adelante la construcción de la democracia y del sistema legal y se han dado nuevos pasos en la reforma de la estructura política. Se ha desarrollado y robustecido el frente único patriótico y se han hecho nuevos avances en los trabajos relativos a las minor ías étnicas, la religión y los asuntos de chinos de ultramar. Se han logrado nuevos éxitos en la rectificación coordinada del orden público. Han progresado en todos los sentidos la ciencia, la tecnología, la educación, la cultura, la salud pública, los deportes, la planificació n familiar y otras actividades sociales. Se han potenciado sin cesar el trabajo relativo a la información y la opinión pública y la formación ideológica y moral, y se ha enriquecido día a día la vida espiritual y cultural de las masas.

Nuevos pasos en la edificación de la defensa nacional y del ejército. Se han reforzado de manera continua la revolucionarización, la modernización y la regularización del Ejército Popular de Liberación, y se han acrecentado aún más la fuerza real de la defensa nacional y la capacidad de operación defensiva de las fuerzas armadas. El ejército, la policía armada y la milicia popular han desempeñado un papel importante en la defensa y la construcción de la patria.

Nivel de vida modestamente acomodada alcanzado por el pueblo en su conjunto. Han crecido a pasos sólidos los ingresos de los habitantes de las ciudades y las zonas rurales. Se respira prosperidad en los mercados urbanos y rurales, se nota un abundante surtido de mercancías, y se ha elevado la calidad de la vida de la población, con un mejoramiento considerable en lo tocante a la ropa, alimentación, alojamiento, artículos de uso diario y desplazamiento. Se han conseguido obvios éxitos en el fomento del sistema de seguridad social. Se ha cumplido en lo fundamental el plan septenal de ayuda a los 80 millones de habitantes pobres.

Nuevos progresos en la gran causa de la reunificación de la patria. Nuestro Gobierno ha reanudado el ejercicio de su soberanía sobre Macao. Ha seguido con firmeza el principio de "un país, dos sistemas" y ha aplicado estrictamente la Ley Fundamental de la Región Administrativa Especial de Hong Kong y la de la Región Administrativa Especial de Macao, de modo que en estas regiones se presenta la estabilidad social y económica. Se han intensificado continuamente los contactos del personal y los intercambios económicos y culturales entre los dos lados del estrecho de Taiwan. Se ha profundizado en la lucha contra la maquinación de la " independencia de Taiwan" y las otras intenciones escisionistas.

Nuevas perspectivas abiertas en el trabajo con el exterior. Conforme a la evolución y cambio de la situación internacional, nos hemos atenido firmemente a los correctos principios y políticas exteriores, hemos desplegado amplias actividades diplomáticas bilaterales y multilaterales y hemos participado con dinamismo en el intercambio y la cooperación internacionales, de modo que se ha logrado un mayor ascenso del status de nuestro país en la arena internacional.

Fortalecimiento general de la construcción del Partido. Todo el Partido ha profundizado ininterrumpidamente en el estudio de la teoría de Deng Xiaoping. Hemos formulado y expuesto a fondo el importante pensamiento de la "triple representatividad". Han sido fructíferos la educación concentrada en la necesidad de atribuir importancia al estudio, a la polí tica y a la integridad moral, así como el estudio del pensamiento de la "triple representatividad" y la educación en este sentido. Se ha llevado adelante en todos los terrenos la construcción del Partido en lo ideológico, en lo organizativo y en su estilo, y se ha intensificado el trabajo ideológico-político. Se han dado nuevos pasos en la reforma del sistema de cuadro. Se ha profundizado en la moralización administrativa y en la lucha contra la corrupción, logrando nuevos y visibles resultados.

La práctica ha comprobado que las importantes decisiones tomadas por el XV Congreso y por la dirección central a partir del mismo congreso son acertadas y corresponden a los intereses fundamentales de las más amplias masas populares. Los éxitos que hemos obtenido han sido el resultado de los esfuerzos mancomunados de todo el Partido y del pueblo de todas las etnias del país, y han echado cimientos aún más sólidos para el ulterior desarrollo de la causa del Partido y del país.

Sin embargo, debemos ser conscientes de que en nuestro trabajo aún existen no pocas dificultades y problemas. Ha sido lento el crecimiento de los ingresos de los campesinos y de una parte de la población urbana, va en aumento el número de desempleados y cierta parte de las masas todavía vive con muchas dificultades; aún no se han racionalizado las relaciones de distribución de los ingresos; sigue por rectificarse y reglamentarse en mayor medida el orden de la economía de mercado; no es deseable el orden público en algunas localidades; son bastante graves el formalismo, el estilo de trabajo burocrático, la falsedad y el fraude, así como la ostentación y el derroche que se observan en ciertos cuadros dirigentes militantes del Partido, y siguen siendo relevantes algunas manifestaciones de corrupción; el modo de dirección del Partido y su modo de gobernación del país aún no está n adaptados por completo a lo que exigen la nueva situación y las nuevas tareas, y se observan flaqueza y falta de cohesión en algunas organizaciones del Partido. Debemos prestar suma atención a estos problemas existentes y continuar tomando medidas enérgicas para su solución.

Los éxitos de estos cinco años se han obtenido sobre la base de la reforma y la apertura, particularmente sobre la base de la práctica a contar de la IV Sesión Plenaria del XIII Comité Central celebrada en 1989. En los trece años transcurridos, la situación internacional ha experimentado cambios constantes, mientras que ha sido impetuoso el proceso de la reforma, la apertura y la modernización de nuestro país. Entre finales de los años 80 y comienzos de los 90 del siglo XX ocurrieron graves disturbios políticos en nuestro país, se operaron cambios drásticos en Europa Oriental y se produjo la desintegración de la Unión Soviética, por lo que el socialismo mundial sufrió serios reveses y la causa socialista de nuestro país se enfrentó en su desarrollo con grandes dificultades y presiones sin precedentes. En esos momentos cruciales de importancia histórica que determinarían el futuro y el destino de nuestro Partido y país, el Comité Central, apoyándose estrechamente en los camaradas de todo el Partido y en el pueblo de todas las etnias del país, perseveró sin vacilación en la lí nea trazada desde la III Sesión Plenaria del XI Comité Central, y logró estabilizar con éxito la situación general de la reforma y el desarrollo y salvaguardar la gran causa del socialismo con peculiaridades chinas. Después de que el camarada Deng Xiaoping hiciera sus observaciones durante su inspección por el sur del país, el XIV Congreso Nacional del Partido definió la instauración de un sistema de economía de mercado socialista como objetivo de la reforma, con lo cual la reforma, la apertura y la modernización accedieron a una nueva etapa. El desarrollo de la economía de mercado bajo las condiciones del socialismo ha sido una gran hazaña sin paralelo en la historia, ha sido una contribución histórica que los comunistas chinos han hecho al desarrollo del marxismo, y representa el enorme valor con que nuestro Partido se ha empeñado en la innovación teórica y en la marcha a paso del tiempo. Con el viraje del sistema de economía planificada hacia el de la economía de mercado socialista, hemos hecho nuevos avances históricos en la reforma y la apertura, abriendo así una situación enteramente nueva para el desarrollo de la economía, la política y la cultura de nuestro país. Después del fallecimiento del camarada Deng Xiaoping, hemos mantenido en alto la gran bandera de su teoría y desbrozado nuevas rutas de avance para llevar adelante en todos los terrenos la causa del socialismo con peculiaridades chinas hacia el siglo XXI.

En los últimos trece años, con criterios unificados, metas claras y trabajos sólidos, hemos obtenido importantes éxitos de significado histórico. El año 2001, el producto interno bruto de nuestro país alcanzó a los 9.593.300 millones de yuanes, casi dos veces más que en 1989 y con un aumento anual promedio del 9,3 por ciento, y el volumen global de nuestra economí a llegó a ocupar el sexto puesto en el mundo. En cuanto a la vida del pueblo, se dio en términos generales un salto histórico de la subsistencia elemental a una vida modestamente acomodada. Es reconocido por todos que estos trece años constituyen un período en que la fuerza integral de nuestro país se ha incrementado en gran medida y el pueblo ha disfrutado más beneficios reales que nunca, un período en que hemos mantenido por largo tiempo la estabilidad y la unidad sociales y hemos vivido armonía en las relaciones políticas y humanas, y un período en que se ha ampliado notablemente la influencia de nuestro país en el plano internacional y se ha robustecido inconmensurablemente la fuerza cohesiva de nuestra nación. Los arduos esfuerzos hechos por nuestro Partido y pueblo y los grandes logros conseguidos están a la vista de todo el mundo y quedarán inscritos en la brillante historia de la gran revitalización de la nación china.

Al dar una mirada retrospectiva a estos trece años, vemos que el camino que hemos recorrido no es nada llano y los éxitos no han sido fáciles de alcanzar. Con aplomo hemos hecho frente a una serie de incidentes internacionales repentinos que atañían a la soberanía y seguridad de nuestro país, nos hemos sobrepuesto a las dificultades y riesgos aparecidos en los campos político y económico y en la naturaleza, hemos resistido una y otra prueba y eliminado toda clase de interferencias, asegurando así que la nave de la reforma, la apertura y la modernización de nuestro país siempre haya avanzado por un rumbo acertado surcando las olas. El que hayamos podido lograr una victoria como ésta se debe a la guía certera de la teoría, la línea y el programa fundamentales del Partido, al elevado grado de su cohesión y unidad y a la tenaz lucha de todo el Partido y el pueblo de las diversas etnias de nuestro país.

Aquí quisiera expresar, en nombre del Comité Central del Partido, sinceros agradecimientos al pueblo de las diversas etnias del país, a todos los partidos democráticos, las diversas organizaciones populares y los patriotas de los distintos sectores sociales, a los compatriotas de la Región Administrativa Especial de Hong Kong y la de Macao, los compatriotas de Taiwan y los numerosos compatriotas residentes en el extranjero, así como a todos los amigos de los diversos países que están interesados en la modernización de China y le brindan apoyo.

Las prácticas de estos trece años han profundizado nuestra comprensión de qué es el socialismo, de cómo edificarlo, de qué partido se debe construir y de cómo construirlo, y nos han permitido acumular experiencias muy valiosas.

1. Persistir en tomar la teoría de Deng Xiaoping como guía e impulsar incesantemente la innovación teórica. La teoría de Deng Xiaoping es nuestra bandera, y la línea y el programa fundamentales del Partido constituyen la guía básica para todos nuestros trabajos. Cualesquiera que sean las dificultades y riesgos que encontremos, hemos de adherirnos sin vacilación a la teoría, la línea y el programa fundamentales del Partido. Debemos persistir en armar a todo el Partido y educar a nuestro pueblo con el marxismo-leninismo, el pensamiento de Mao Zedong y la teoría de Deng Xiaoping, procurar constantemente la emancipación mental, buscar la verdad en los hechos, avanzar a paso del tiempo, emprender nuevas rutas e innovaciones, respetar el espíritu de iniciativa de las masas, y verificar y desarrollar la teoría, la línea, los principios y la política del Partido a través de la práctica.

2. Persistir en tomar la construcción económica como tarea central y resolver con el método de desarrollo los problemas surgidos en el curso del avance. El desarrollo es lo que cuenta. Hay que acelerarlo aprovechando todas las oportunidades que se presenten. El desarrollo requiere de nuevos lineamientos. Es necesario adherirse al principio de ampliar la demanda interna, implementar la estrategia de vigorización del país mediante la ciencia y tecnología y de desarrollo sostenible, y realizar la concordancia de la velocidad con la estructura, la calidad y la rentabilidad, así como la coordinación del desarrollo económico con la población, los recursos y el medio ambiente. Sobre la base del desarrollo económico se promoverá el progreso social en todos los sentidos, se elevará sin cesar el nivel de vida del pueblo y se asegurará que éste comparta los frutos del desarrollo.

3. Persistir en la reforma y la apertura y mejorar de continuo el sistema de economía de mercado socialista. La reforma y la apertura constituyen el camino que lleva a hacer del nuestro un país poderoso. Hay que impulsar con firmeza la reforma en todos los terrenos. Al realizarla, se debe partir de la realidad, darle impulso en su conjunto, hacer avances sustanciales en puntos clave, progresar en forma ordenada y gradual y poner el acento en la construcción e innovación institucionales. Es imperativo perseverar en la economía de mercado socialista como rumbo de la reforma, de modo que el mercado desempeñe el papel básico en la asignación de recursos bajo la regulación y el control macroeconómicos del Estado. Es preciso persistir en la combinación de "introducir en el interior" con "salir al exterior", participando activamente en la cooperación y competencia económicas y tecnológicas internacionales y elevando sin interrupción el nivel de apertura al exterior.

4. Persistir en los cuatro principios fundamentales(2) y desarrollar la política democrática socialista. Los cuatro principios fundamentales constituyen la base en que se funda nuestro Estado. Es imperativo persistir en la dirección del Partido Comunista de China, consolidar y perfeccionar la dictadura democrática popular como régimen estatal y el sistema de asamblea popular como régimen político, y mantener con firmeza y mejorar el sistema de cooperación multipartidaria y consulta política bajo la dirección del Partido Comunista y el sistema de autonomía regional de minorías étnicas. Es preciso impulsar la reforma de la estructura política, desarrollar la democracia, perfeccionar el sistema legal, administrar el país de acuerdo con la ley y construir un país socialista regido por la ley, con el fin de asegurar al pueblo el ejercicio de su derecho como dueño del país.

5. Persistir en fomentar la civilización tanto en lo material como en lo espiritual y combinar la administración del país según la ley con la administración del mismo por la moralidad. La civilización socialista en lo espiritual es una importante característica del socialismo con peculiaridades chinas. Se debe poner el pie en la realidad china, continuar la bella tradición de la cultura nacional y absorber los logros provechosos de la cultura extranjera para construir la civilización socialista en lo espiritual, mejorar constantemente tanto la calidad ideológica y moral como la calidad científica y cultural de toda la nación y proporcionar de esta manera una potente fuerza motriz espiritual y apoyo intelectual a la modernización.

6. Persistir en el principio de apreciar la estabilidad por encima de todo y tratar correctamente la relación entre la reforma, el desarrollo y la estabilidad. La estabilidad es un prerrequisito para la reforma y el desarrollo. Es menester conjugar la intensidad de la reforma y la velocidad del desarrollo con el grado de aguante de la sociedad, tomar el continuo mejoramiento de la vida del pueblo como un importante punto de convergencia en el tratamiento de la relación entre la reforma, el desarrollo y la estabilidad, propulsar la reforma y el desarrollo en medio de la estabilidad social y promover ésta a través de los dos primeros.

7. Persistir en la dirección absoluta del Partido sobre el ejército y seguir un camino con peculiaridades chinas para construir una fuerza selecta. El ejército popular es el sólido pilar que sostiene la dictadura democrática popular. A tenor de la exigencia general de buena calificación política, fuerte capacidad militar, excelente estilo de trabajo, rigurosa disciplina y eficaz aseguramiento logístico, con la mira puesta en vencer y nunca degenerar y haciendo hincapié en fortalecer el ejército mediante la ciencia y la tecnología, hay que impulsar de manera integral la revolucionarización, la modernización y la regularización del ejército y asegurar por siempre su lealtad al Partido, al socialismo, a la patria y al pueblo.

8. Persistir en unir a todas las fuerzas susceptibles de ser unidas e incrementar sin cesar la cohesión de la nación china. Debemos enarbolar la bandera del patriotismo y del socialismo para fortalecer la gran unidad del pueblo de las diversas etnias de todo el país y consolidar y desarrollar el frente único patriótico lo más amplio posible. Es necesario fortalecer nuestra unidad con los partidos democráticos y las personalidades sin filiación partidaria, llevar a buen término el trabajo relacionado con las minorías étnicas, con la religión y con los asuntos de chinos de ultramar, persistir en el principio de "un país, dos sistemas" y movilizar todos los factores positivos, con el fin de luchar en común para culminar la gran causa de la reunificación de la patria y la gran revitalización de la nación china.

9. Persistir en la política exterior independiente y de paz, salvaguardar la paz mundial y promover el desarrollo común. Es preciso colocar siempre en primer lugar la soberanía y la seguridad del Estado. Sobre la base de los Cinco Principios de Coexistencia Pacífica desarrollamos las relaciones de amistad y cooperación con los diversos países, nos oponemos al hegemonismo y a la política de fuerza e impulsamos el establecimiento de un nuevo orden político y económico internacional que sea justo y racional. Tratamos los asuntos internacionales de acuerdo con el principio de serenidad en la observación y aplomo en la reacción y según el espíritu de respeto mutuo y de búsqueda de terrenos comunes archivando las diferencias, respetamos la diversidad del mundo, promovemos la democratización de las relaciones internacionales y trabajamos por lograr un ambiente pacífico internacional y un buen entorno en nuestro rededor.

10. Persistir en fortalecer y mejorar la dirección del Partido y llevar adelante la nueva y gran obra de la construcción del Partido en todos los sentidos. Para gobernar bien el país primero hay que administrar bien el Partido, y hacerlo con rigor. Debemos perseverar en la naturaleza y el propósito del Partido, reforzar y mejorar su construcción con el espíritu reformador, elevar sin intervalo su nivel de dirección y nivel de gobernación del país, incrementar la capacidad de resistir a la corrupción, de prevenir la degeneración y de contrarrestar los riesgos, desplegar incansablemente la lucha anticorrupción, mantener los lazos de uña y carne del Partido con las masas populares y conservar el carácter avanzado, la pureza y la unidad y cohesión del Partido.

Los diez puntos susodichos son experiencias básicas en las que el Partido debe persistir al dirigir al pueblo en la construcción de un socialismo con peculiaridades chinas. Estas experiencias, en conexión con las experiencias históricas obtenidas desde la fundación del Partido, pueden resumirse en lo siguiente: nuestro Partido debe representar siempre lo que se exige para el desarrollo de las fuerzas productivas avanzadas de China, el rumbo por el que ha de marchar su cultura avanzada, así como los intereses fundamentales de sus masas populares más amplias. Se trata de una exigencia inexorable para la adhesión al socialismo y el desarrollo del mismo, y de una conclusión lógica a que nuestro Partido ha llegado a través de su ardua exploración y gran práctica.

II. IMPLEMENTAR INTEGRALMENTE EL IMPORTANTE PENSAMIENTO DE LA "TRIPLE REPRESENTATIVIDAD"

Al abrir nuevas perspectivas para la causa del socialismo con peculiaridades chinas, debemos mantener en alto la gran bandera de la teoría de Deng Xiaoping y persistir en llevar a la práctica el importante pensamiento de la "triple representatividad". Este pensamiento constituye la continuación y desarrollo del marxismo- leninismo, el pensamiento de Mao Zedong y la teoría de Deng Xiaoping, e interpreta la nueva exigencia que la evolución y los cambios del mundo actual y de China en particular plantean al trabajo del Partido y del Estado, por lo que es una poderosa arma teórica para fortalecer y mejorar la construcción del Partido e impulsar el autoperfeccionamiento y desarrollo del socialismo de nuestro país, representa una cristalización de la sabiduría colectiva de todo el Partido, y es un pensamiento guía que el Partido ha de mantener con firmeza durante largo tiempo. Cumplir en todo momento con las exigencias de la "triple representatividad ", he aquí la raíz en que se sustenta nuestro Partido, el cimiento para su gobernación del país y la fuente de su fuerza.

El importante pensamiento de la "triple representatividad" ha sido formulado sobre la base de la deducción científica del rumbo y ubicación históricos del Partido. A través de la revolución, la construcción y la reforma, nuestro Partido se ha convertido de un partido que dirigía al pueblo en la lucha para conquistar el poder político de todo el país en otro que conduce al pueblo a asumir este poder y lleva mucho tiempo en su ejercicio, y se ha convertido de un partido que dirigía la construcción del país bajo las circunstancias del bloqueo exterior y de la aplicación de la economía planificada en otro que dirige la referida construcción en las condiciones de apertura al exterior y desarrollo de la economía de mercado socialista. Debemos tomar en consideración el pasado, el presente y el futuro tanto de China como del mundo para captar con precisión las características de la época y la tarea del Partido, elaborar de manera científica la línea, la orientación y la política del Partido y aplicarlas de forma correcta, estudiar y resolver concienzudamente los problemas relacionados con el fomento del progreso social de China y con el fortalecimiento de la construcción del Partido, y lograr evitar tanto la amputación de la historia como la pérdida del rumbo a seguir, tanto el atraso con respecto a la época como el salto de etapas, de suerte que nuestra causa pueda marchar continuamente de victoria en victoria.

Para implementar el importante pensamiento de la "triple representatividad", la clave consiste en perseverar en avanzar a paso del tiempo, el meollo reside en mantener el carácter avanzado del Partido, y la esencia estriba en persistir en gobernar el país en bien del pueblo. Todos los camaradas del Partido deben tener bien presente esta exigencia fundamental e incrementar sin cesar la conciencia y la firmeza con respecto a la aplicación del referido pensamiento.

1. Para implementar el importante pensamiento de la "triple representatividad", es menester conseguir que todo el Partido siempre se mantenga en un estado de ánimo de avanzar a paso del tiempo y abra de continuo nuevos horizontes para el desarrollo de la teoría marxista. Atenerse a la línea ideológica del Partido, emancipar la mente, buscar la verdad en los hechos y avanzar a paso del tiempo constituye el factor decisivo que permite a nuestro Partido persistir en su carácter avanzado y acrecentar su capacidad creadora. Avanzar a paso del tiempo significa que en toda su teoría y trabajo el Partido debe interpretar las características de la época, aprehender la ley objetiva de las cosas y estar rebosante de creatividad. Del cumplimiento de esto en todo momento dependerán el porvenir y el destino del Partido y el país.

La innovación es el alma del progreso de una nación, es la fuerza motriz inagotable para la prosperidad de un país, y es también la fuente de vitalidad perenne para un partido político. El mundo está cambiando, nuestro país está avanzando en su reforma, apertura y modernización y las masas populares están desarrollando su gran práctica, todo lo cual exige con urgencia que nuestro Partido, con el coraje teórico del marxismo, sintetice las nuevas experiencias adquiridas en la práctica, tome como referencia los logros provechosos de la civilización humana actual, amplíe constantemente su visión teórica y haga un nuevo compendio. Únicamente actuando así, podrá el Partido guiar y estimular con su ideología y teoría a toda su militancia y al pueblo de todo el país a llevar adelante y sin interrupción la causa del socialismo con peculiaridades chinas. La innovación teórica sobre la base de la pr áctica es el precursor del desarrollo y el cambio de la sociedad. A través de la innovación teórica, impulsaremos la innovación que se acomete en materia de sistema, ciencia, tecnología, cultura y en otros campos, exploraremos y avanzaremos sin tregua en la práctica y jamás estaremos autosatisfechos ni relajaremos nuestro empeño. Este es el camino que debemos seguir con firmeza en un largo período para administrar el Partido y gobernar el país.

La innovación supone emancipar la mente de continuo, buscar la verdad en los hechos y avanzar a paso del tiempo. La práctica no tiene fin ni lo tiene tampoco la innovación. Debemos sobrepasar a nuestros antecesores y, por cierto, harán lo mismo las generaciones venideras con respecto a nosotros. Ésta es una ley inexorable que rige el avance de la sociedad. Hemos de adaptarnos al desarrollo de la práctica y comprobar todo con ella, emancipar conscientemente nuestra mente y conocimiento de las trabas de las concepciones, modos de proceder y sistemas anacrónicos, emanciparnos de las comprensiones erróneas y dogmáticas del marxismo y emanciparnos del yugo del subjetivismo y la metafísica. Hay que perseverar en los principios fundamentales del marxismo y también escribir nuevos capítulos de teoría; hay que desplegar la tradición revolucionaria y también crear experiencias frescas. Es preciso ser hábil en unificar los criterios en medio de la emancipación de la mente y emplear el marxismo en desarrollo para orientar la nueva práctica.

2. Para implementar el importante pensamiento de la "triple representatividad", es necesario tomar el desarrollo como un asunto primordial para la gobernación y revitalización del país por parte del Partido, y abrir sin descanso nuevas perspectivas para la modernización. El Partido, como partido marxista en el poder, debe atribuir suma importancia a la emancipación y el desarrollo de las fuerzas productivas. De abandonar el desarrollo, estaría fuera de lugar hablar de la perseverancia en el carácter avanzado del Partido, la puesta en juego de la superioridad del sistema socialista, y la materialización de la prosperidad del pueblo y la fortaleza del país. El carácter avanzado del Partido es concreto e histórico y debe ser examinado en el curso de su impulso del desarrollo de las fuerzas productivas avanzadas y la cultura avanzada de la China actual y ser examinado en su lucha por salvaguardar y materializar los intereses fundamentales de las más amplias masas populares, ya que, en último análisis, es necesario ver el papel que desempeña el Partido en la promoción del avance de la historia.

Puesto que nuestro Partido está dirigiendo al pueblo en la modernización de un país en vías de desarrollo grande y atrasado en lo económico y cultural como China, su capacidad de dar una solución adecuada al problema de desarrollo atañe directamente a la actitud de simpatía o aversión del pueblo y al destino de florecimiento o declinación de su causa. Para poder asumir la responsabilidad histórica de promover el progreso social de China, el Partido siempre debe ocuparse firmemente del desarrollo como asunto primordial en la gobernación y la vigorización del país, plasmar efectivamente el firme mantenimiento de su carácter avanzado y el despliegue de la superioridad del sistema socialista en el desarrollo de las fuerzas productivas avanzadas, en el de la cultura avanzada y en la realización de los intereses fundamentales de las más amplias masas populares, impulsar el progreso de la sociedad en todos los sentidos y promover de continuo el desarrollo integral del hombre. Teniendo firmemente presente este punto, estaremos al tanto en lo fundamental de la aspiración del pueblo y de la esencia de la modernización socialista y podremos implementar sin interrupción el importante pensamiento de la "triple representatividad", consolidar constantemente la posición gobernante del Partido y materializar sin intervalo la exigencia de fortalecer el país y hacer prosperar al pueblo.

Para realizar el desarrollo es indispensable persistir en tomar la construcción económica como tarea central, partir de la realidad china, adaptarse a la corriente de la época y no dejar de desbrozar nuevas vías para promover el desarrollo de las fuerzas productivas avanzadas y la cultura avanzada. Para realizar el desarrollo es imperativo perseverar en la reforma y su profundización. Todas las ideas y conceptos que estorben el desarrollo deben ser superados con resolución, todas las prácticas y estipulaciones que lo sojuzguen han de ser corregidas decididamente, y todas las lacras del sistema que lo afecten tienen que ser eliminadas sin vacilación. Para realizar el desarrollo es imprescindible confiar y apoyarse en el pueblo, quien es la fuerza motriz que promueve el avance de la historia. Hay que concentrar la sabiduría y fuerza de todo el pueblo, para dedicarse por entero a la construcción y entregarse en cuerpo y alma al desarrollo.

3. Al aplicar el importante pensamiento de la "triple representatividad", hay que movilizar de la manera más amplia y plena todos los factores positivos, con el fin de proporcionar constantemente nuevas fuerzas a la empresa de la gran revitalización de la nación china. Los intereses de la inmensa mayoría de la gente y la iniciativa y la creatividad de toda la sociedad y toda la nación constituyen siempre el factor más decisivo para el desarrollo de la causa del Partido y del país. En el proceso de profundos cambios en nuestra sociedad y del rápido desarrollo de la referida causa, reviste vital importancia tratar de manera apropiada las relaciones de interés entre las diversas partes y poner en pleno juego y aglutinar todos los factores positivos.

A medida que se profundizan la reforma y la apertura y se desarrollan la economía y la cultura, se robustecen en forma constante las filas de la clase obrera de nuestro país y se eleva del mismo modo su calidad. La clase obrera, incluida la intelectualidad, y el amplio campesinado constituyen siempre la fuerza esencial que propulsa el desarrollo de las fuerzas productivas avanzadas de nuestro país y el progreso integral de nuestra sociedad. Los estratos sociales surgidos en medio del cambio social, tales como los fundadores y técnicos de las empresas científico-tecnológicas de propiedad extraoficial, los administrativos y técnicos contratados por las empresas de capital foráneo, los propietarios autónomos, los empresarios privados, las personas empleadas en las organizaciones intermediarias y los profesionales independientes, son todos constructores de la causa del socialismo con peculiaridades chinas. Para con las personas de los diversos estratos sociales que aportan su fuerza a la prosperidad y la fortaleza de la patria, debemos unirnos con ellas, estimular su espíritu emprendedor, proteger sus derechos e intereses legítimos y encomiar a los elementos sobresalientes de entre ellas, procurando así configurar una situación en que todos los integrantes del pueblo puedan hacer aportes según su capacidad, tener cada uno su colocación adecuada y convivir todos en armonía.

Hay que respetar el trabajo, el saber, el personal de valía y la creación, esto es lo que se debe aplicar concienzudamente en toda la sociedad como una importante orientación del Partido y del Estado. Es necesario respetar y proteger todo trabajo que sea beneficioso para el pueblo y la sociedad. Todo trabajo que haga aporte a la modernización socialista de nuestro país, sea manual o intelectual, sea simple o complejo, es glorioso y debe ser reconocido y respetado. Merecen estímulo todas las actividades emprendedoras que despliegan en la construcción de nuestro país los diversos inversionistas, tanto del interior como de ultramar. Deben ser objeto de protección todos los ingresos legítimos, ya procedan del trabajo o no. En vez de tomar con simpleza la tenencia o no de riqueza y su cuantía como criterios para juzgar si uno es avanzado o atrasado en lo político, hay que considerar principalmente su estado ideológico-político y su comportamiento en la práctica, la procedencia de su riqueza y su manera de disponerla y utilizarla, así como la contribución que haya hecho mediante su propio trabajo a la causa del socialismo con peculiaridades chinas. Es necesario formar una concepción y un mecanismo de emprendimiento que se ajusten al sistema económico básico de la etapa primaria del socialismo, crear una atmósfera social que aliente a la gente a acometer empresas y le apoye en su culminación, y dejar, sin reserva alguna, que el trabajo, el saber, la tecnología, la administración y el capital en todas sus formas pugnen por desplegar su vigor y que todas las fuentes de creación de la riqueza social manen a plenitud, todo ello a favor del bienestar del pueblo.

En el curso de la edificación del socialismo con peculiaridades chinas, son idénticos los intereses fundamentales del pueblo de todo el país, y sobre esta base será posible regular las diversas relaciones específicas de interés y contradicciones internas. Al elaborar y aplicar la orientación y la política del Partido, el foco de atención básico debe estar en la representación de los intereses fundamentales de las más amplias masas populares y en la interpretación acertada y la consideración de los intereses de los distintos sectores de las masas, de modo que todo el pueblo marche a pasos seguros hacia la prosperidad común. Debemos proteger el vigor de desarrollo de las zonas desarrolladas, de las industrias ventajosas y de las personas que han prosperado antes que otras gracias a su laboriosidad y gestión legal, estimularles a crear con entusiasmo riquezas sociales, y con mayor razón debemos prestar suma atención y mostrar solicitud por las zonas subdesarrolladas y las ramas laborales y masas que atraviesan una situación relativamente difícil y, en particular, esforzarnos para asegurar a las masas necesitadas su subsistencia básica y ayudarles con entusiasmo a solucionar su colocación y mejorar sus condiciones de vida, de manera que perciban efectivamente el calor de la sociedad socialista.

4. Al poner en práctica el importante pensamiento de la "triple representatividad", es necesario promover la construcción del Partido con el espíritu reformador, inyectando constantemente nuevo vigor al organismo del Partido. Conceder suma importancia a la autoconstrucción y potenciarla constantemente, he aquí un arma mágica que ha permitido a nuestro Partido desarrollarse pasando de pequeño a grande y de débil a poderoso, levantarse de los reveses sufridos y adquirir progresivamente madurez venciendo las dificultades. Del resumen de las experiencias históricas del Partido en los ochenta y tantos años transcurridos, se desprende que la más fundamental consiste en que la construcción del Partido debe realizarse conforme a su línea política, desplegarse en torno a su tarea central y consolidarse apuntando al objetivo general que persigue la construcción misma, para incrementar en forma constante su capacidad creadora y fuerza cohesiva y combativa.

Persistir en examinarse a sí mismo de acuerdo con la exigencia del desarrollo de la época y en fortalecerse y perfeccionarse la luz del espíritu reformador constituye una garantía fundamental para que nuestro Partido conserve todo el tiempo las cualidades propias de un partido marxista, nunca esté divorciado de las masas y siempre se mantenga lleno de vitalidad. Hay que saber tanto resumir las experiencias de éxito como tener bien presentes las lecciones de desacierto; tanto conducir a las masas hacia adelante por medio de la presentación y ejecución de teoría y línea correctas como adquirir fuerza motriz de avance de las prácticas y creaciones de las masas y de las exigencias del desarrollo; tanto conocer y transformar el mundo objetivo como organizar y guiar a los cuadros y los militantes del Partido para que intensifiquen la remodelación de su mundo subjetivo en la práctica. Es imperativo materializar, con arreglo a estos requerimientos, la unidad entre la adhesión a los principios fundamentales del marxismo y el fomento de la innovación teórica, la unidad entre la perseverancia en las bellas tradiciones del Partido y la exaltación del espíritu de la época y la unidad entre la persistencia en el afianzamiento de la base clasista del Partido y la ampliación de su base de masas, para hacer así del Partido un firme núcleo dirigente que se encuentre totalmente consolidado en lo ideológico, lo político y lo organizativo y que se mantenga en todo momento al frente de la época para conducir al pueblo a avanzar en unidad y con coraje.

En fin de cuentas, el importante pensamiento de la "triple representatividad" es algo que va en desarrollo y progreso. Todo el Partido debe hacer incesantes y nuevos progresos en la emancipación mental, el desarrollo teórico y la creación en la práctica, llevar a cabo el referido importante pensamiento en todas las esferas de la modernización socialista y encarnarlo en todos los aspectos de la construcción partidaria, de manera que nuestro Partido se acompase siempre con el desarrollo de la época y comparta el mismo destino con las masas populares.

III. OBJETIVOS DE LUCHA DE LA CONSTRUCCIÓN TOTAL DE UNA SOCIEDAD MODESTAMENTE ACOMODADA

Gracias a los esfuerzos concertados de todo el Partido y el pueblo de las diversas etnias del país, hemos materializado victoriosamente las metas del primero y segundo paso establecidas en la "estrategia de tres pasos" para la modernización, por lo que el pueblo en su conjunto ha alcanzado un nivel de vida modestamente acomodada. Esto representa una gran victoria del sistema socialista y constituye un nuevo jalón en la historia del desarrollo de la nación china.

Es preciso tomar en cuenta, por otra parte, que nuestro país se halla y seguirá hallándose durante largo tiempo en la etapa primaria del socialismo, que las condiciones de vida modestamente acomodada que hemos alcanzado son de nivel bajo, no en todos los sentidos y de desarrollo muy desequilibrado, y que la contradicción existente entre la creciente demanda material y cultural del pueblo y la atrasada producción social sigue siendo la contradicción principal de nuestra sociedad. Nuestro país continúa viviendo un atraso relativo en lo tocante a las fuerzas productivas, la ciencia, la tecnología y la educación, y aún tiene un largo camino que recorrer antes de hacer realidad su industrialización y modernización; la estructura económica dualista existente en las ciudades y las zonas rurales permanece inalterada, la tendencia a la ampliación de la diferencia regional sigue sin cambiar y la población necesitada aún representa un número no desdeñable; la población total continúa en aumento, la proporción de la población de tercera edad viene en ascenso y se incrementa la presión que suponen el empleo y la seguridad social; se torna cada vez más relevante la contradicción entre el ambiente ecológico y los recursos naturales por un lado y el desarrollo socio-económico por el otro; seguimos afrontando la presión que viene de los países desarrollados por su superioridad en lo económico, científico, tecnológico y en otros terrenos; aún quedan por perfeccionarse la estructura económica y la estructura administrativa en otros ámbitos, y subsisten problemas que no deben ser pasados por alto en la construcción de la democracia y de la legalidad, en la formación ideológica y moral y en otros campos. Por lo tanto, para consolidar y elevar el nivel de vida modestamente acomodada que hemos alcanzado en la actualidad, se requiere todavía un largo período de lucha ardua.

Apreciando la situación en su conjunto, vemos que los primeros veinte años del siglo XXI serán para nuestro país un período de importante coyuntura estratégica que debemos tener bien aprovechado y en el que podremos hacer grandes realizaciones. De acuerdo con los objetivos de desarrollo propuestos por el XV Congreso Nacional del Partido para el año 2010, para el centenario de la fundación del Partido y para el centenario de la proclamación de la Nueva China, respectivamente, debemos concentrar nuestra fuerza, durante los primeros veinte años del presente siglo, para construir en todos los sentidos una sociedad modestamente acomodada de nivel más elevado que beneficie a los más de mil millones de habitantes, con el propósito de que la economía adquiera un mayor desarrollo, la democracia se perfeccione en mayor grado, la ciencia y la educación hagan mayor progreso, la cultura sea más floreciente, la sociedad disfrute de una mayor armonía y el pueblo viva con mayor holgura. Se trata de una etapa de desarrollo de transición necesaria para la culminación de la meta estratégica del tercer paso en la modernización y, a la vez, una etapa crucial para perfeccionar el sistema de economía de mercado socialista y ampliar la apertura al exterior. Con la construcción en esta etapa, más otras décadas de lucha esforzada, al llegar a mediados de este siglo, daremos cima en lo básico a la modernización y haremos del nuestro un país socialista próspero, poderoso, democrático y civilizado.

Los objetivos de la construcción total de una sociedad modestamente acomodada consisten en los siguientes puntos:

- Sobre la base de optimizar la estructura y elevar la rentabilidad, se procurará cuadruplicar en el 2020 el producto interno bruto del 2000, aumentando notablemente la fuerza integral del país y su competitividad en el plano internacional. Se materializará en lo fundamental la industrialización y se establecerán un sistema completo de economía de mercado socialista y un sistema económico más abierto y de mayor vitalidad. Se incrementará considerablemente el porcentaje de la población urbana y se revertirá paso a paso la tendencia a la ampliación de las diferencias entre la industria y la agricultura, entre la ciudad y el campo y entre las distintas regiones. El sistema de seguridad social estará relativamente perfeccionado, la sociedad ofrecerá un empleo comparativamente pleno, los bienes familiares aumentarán de manera general y el pueblo llegará a llevar una vida más holgada.

- La democracia socialista quedará perfeccionada en mayor medida, la legalidad socialista se volverá más completa, el amplio plan básico de administrar el país con arreglo a la ley se ejecutará en todos los terrenos y el pueblo tendrá respetados y garantizados efectivamente sus derechos e intereses políticos, económicos y culturales. La democracia a nivel de base se perfeccionará en mayor grado, se presentará un buen orden público y el pueblo se hallará satisfecho por vivir feliz y trabajar en paz.

- Mejorará obviamente la calidad de toda la nación en lo ideológico, moral, científico, cultural y de salud, y se configurarán unos sistemas relativamente completos de educación nacional moderna, de innovación científica, tecnológica y cultural, así como de fortalecimiento de salud y servicio médico e higiénico de todo el pueblo. El pueblo tendrá oportunidades de recibir buena educación, en tanto que se generalizará en lo fundamental el ciclo superior de la enseñanza secundaria y se eliminará el analfabetismo. De este modo se creará una sociedad de tipo estudio, en la cual todo el pueblo se dedica a estudiar y prospera el estudio vitalicio, fomentándose así el desarrollo integral del hombre.

- Se fortalecerá sin cesar la capacidad de desarrollo sostenible, se mejorará el entorno ecológico, y se elevará notablemente la eficiencia de la utilización de los recursos, lo que promoverá la armonía entre el hombre y la naturaleza e impulsará a toda la sociedad a seguir un camino de desarrollo civilizado que se caracteriza por una producción desarrollada, una vida holgada y un buen ecosistema.

Los objetivos establecidos en el presente Congreso para construir una sociedad modestamente acomodada en todos los aspectos son objetivos que suponen el desarrollo integral del socialismo con peculiaridades chinas en los campos económico, político y cultural, objetivos que concuerdan con la aceleración del proceso de la modernización, y corresponden tanto a las condiciones de nuestro país y a la realidad de su modernización como a los anhelos del pueblo, por lo que revisten un significado de suma importancia. A fin de alcanzar estos objetivos de lucha del Partido en el nuevo siglo y en la nueva etapa, se impone contar con nuevos lineamientos acerca del desarrollo, hacer nuevos avances en la reforma, abrir nuevas perspectivas en la apertura y tomar nuevas medidas en los diversos trabajos. Todas las localidades y departamentos deben esforzarse por cumplir estos objetivos adoptando medidas prácticas y eficaces a partir de la realidad. Aquellas localidades que reúnan las condiciones necesarias podrán desarrollarse con mayor rapidez y llevar la delantera en materializar en lo fundamental la modernización sobre la base de construir una sociedad modestamente acomodada en todos los aspectos. Cabe afirmar que, una vez alcanzados estos objetivos, nuestra patria se hará aún más próspera y poderosa, la vida del pueblo se tornará aún más feliz y hermosa y el socialismo con peculiaridades chinas demostrará en mayor medida su gran superioridad.

IV. CONSTRUCCIÓN ECONÓMICA Y REFORMA DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA

Para construir una sociedad modestamente acomodada en todos los aspectos, lo esencial es persistir en la construcción económica como tarea central y emancipar y desarrollar sin tregua las fuerzas productivas sociales. De acuerdo con las nuevas tendencias en el desenvolvimiento económico, científico y tecnológico del mundo y las exigencias del desarrollo económico de nuestro país en la nueva etapa, las principales tareas de la construcción económica y la reforma para los primeros veinte años del presente siglo son como sigue: perfeccionar el sistema de economía de mercado socialista, impulsar la reestructuración económica estratégica, materializar en lo básico la industrialización, promover enérgicamente la informatización, acelerar la modernización, mantener el desarrollo continuo, acelerado y sano de la economía nacional y elevar sin cesar el nivel de vida del pueblo. En los primeros diez años será necesario cumplir por completo el X Plan Quinquenal y los objetivos de lucha previstos para el año 2010, de modo que el volumen global de la economía, la fuerza integral del país y el nivel de vida del pueblo subirán a otra cota importante, echando así buenos cimientos para un mayor desarrollo en los diez años posteriores.

1. Seguir un camino de industrialización de nuevo tipo y aplicar con empeño tanto la estrategia de vigorizar el país por medio de la ciencia y la educación como la de desarrollo sostenible. Hacer realidad la industrialización sigue siendo una ardua tarea de trascendencia histórica en el curso de la modernización de nuestro país. La informatización es una opción lógica nuestra para consumar con mayor rapidez la industrialización y modernización. Persistiremos en llevar adelante la industrialización valiéndonos de la informatización, y promover ésta a través de aquélla para abrir un camino de industrializació n de nuevo tipo que posibilite alto contenido científico y tecnológico, buena rentabilidad económica, bajo consumo de recursos, poca contaminación ambiental y pleno despliegue de las ventajas en recursos humanos.

Es necesario impulsar la optimización y actualización de la estructura sectorial de la economía para configurar un patrón sectorial que tenga las industrias de alta y nueva tecnología como precursor, las industrias básicas y manufactureras como soporte y el sector de servicios desarrollado en todos los aspectos. Hay que fomentar con prioridad la industria de la información y aplicar ampliamente la tecnología informática en los campos económico y social. Desarrollar de manera dinámica las industrias de alta y nueva tecnología que desempeñan un importante papel desbrozador y propulsor para el crecimiento económico. Transformar las industrias tradicionales mediante alta y nueva tecnología así como técnicas avanzadas y adaptativas, y vigorizar con energía la industria de fabricación de equipos. Es menester continuar fortaleciendo la construcción infraestructural. Acelerar el desarrollo de los servicios modernos y elevar el porcentaje del sector terciario en la economía nacional. Se debe tratar correctamente las relaciones de desarrollo entre las industrias de alta y nueva tecnología y las tradicionales, entre las que precisan de gran cantidad de fondos y técnicas y las que requieren mucha mano de obra, así como entre la economía virtual y la real.

Al seguir un camino de industrialización de nuevo tipo, es imperativo hacer valer el importante papel de la ciencia y tecnología como la primera fuerza productiva y dar importancia al mejoramiento de la calidad y rentabilidad del crecimiento económico a base de los progresos científicos y tecnológicos y de la elevación del nivel de formación de los trabajadores. Es preciso reforzar las investigaciones básicas y las de la alta tecnología y promover la innovación de técnicas clave y la integración en sistemas, a fin de conseguir un desarrollo tecnológico quemando etapas. Estimular las innovaciones científicas y tecnológicas para poseer técnicas medulares y contar con una partida de derechos de propiedad intelectual propios en los terrenos clave y en las primeras líneas de desarrollo de ciertas ciencias y tecnologías. Es necesario profundizar en la reforma estructural tanto del trabajo científico y tecnológico como de la educación, fortalecer la integración de la ciencia, la tecnología y la educación con la economía, completar el sistema de servicios científicos y tecnológicos y acelerar la transformación de los logros científicos y tecnológicos en fuerzas productivas reales. Se debe impulsar el establecimiento de un sistema nacional de innovación. Hacer valer el papel de las inversiones de riesgo y formar mecanismos de operación del capital y de confluencia de profesionales que contribuyan a la innovación científica y tecnológica y a la creación de empresas. Perfeccionar el sistema de protección de la propiedad intelectual. Es preciso poner el desarrollo sostenible en una posición muy destacada y mantener con firmeza la planificación familiar y la protección del medio ambiente y los recursos naturales como políticas estatales básicas. Estabilizar el bajo nivel de natalidad. Explotar racionalmente y utilizar de manera económica los diversos recursos naturales. Intensificar los esfuerzos para superar la escasez de recursos hídricos en algunas regiones e iniciar las obras de transvase de las aguas del sur al norte. Poner en práctica la explotación marítima y llevar a buen término el reordenamiento y uso integral de tierras y recursos. Cultivar en todo el pueblo la conciencia sobre la protección ambiental y trabajar como es debido para proteger el ecosistema y fomentar la construcción de obras para esta finalidad.

2. Hacer prosperar la economía rural en todos sus dominios y acelerar el proceso de la urbanización. Coordinar el desarrollo económico y social entre las ciudades y las zonas rurales, fomentar la agricultura moderna, desarrollar la economía rural y aumentar los ingresos de los campesinos constituye una importante tarea para la edificación total de una sociedad modestamente acomodada. Es necesario fortalecer la posición de la agricultura como rama básica, impulsar la reestructuración agrícola y la de la economía rural, proteger y aumentar la capacidad de producción integral de cereales, perfeccionar el sistema de seguridad en la calidad de los productos agrícolas y acrecentar la competitividad de la agricultura en el mercado. Impulsar con dinamismo la industrialización de las actividades agrícolas y elevar el grado de organización de los campesinos en su acceso al mercado y la rentabilidad integral de la agricultura. Desarrollar la industria procesadora de productos agr ícolas y robustecer la economía distrital. Abrir mercados rurales, agilizar la circulación de los productos agrícolas y perfeccionar el sistema de sus mercados.

El desplazamiento de la mano de obra sobrante en el campo hacia las ramas no agrícolas, las ciudades y los poblados es una tendencia inevitable en la industrialización y la modernización. Hay que elevar gradualmente el nivel de urbanización, persistir en el desarrollo coordinado entre las ciudades grandes, medianas y pequeñas y los poblados, y seguir un camino de urbanización con peculiaridades chinas. El desarrollo de los poblados debe tomar como bases las cabeceras distritales existentes y los poblados instituidos con condiciones requeridas, contar con planificación científica y una distribución racional e ir en combinación con el desenvolvimiento de las empresas de cantón y poblado y los servicios rurales. Eliminar las barreras provenientes de los sistemas y las medidas políticas desfavorables al desarrollo de la urbanización y encauzar la mano de obra rural hacia un desplazamiento racional y ordenado.

Es necesario seguir con firmeza la política básica del Partido respecto a las zonas rurales y estabilizar por largo tiempo y mejorar constantemente el sistema de integración de los niveles colectivo e individual de la gestión con base en la contrata familiar. En aquellos lugares que reúnan las condiciones necesarias se puede llevar a cabo la transferencia del derecho de gestión de la tierra por contrata a la luz del principio de observancia de la ley, voluntariedad y compensación, y desarrollar en forma paulatina la explotación de escala apropiada. Hay que respetar a las familias campesinas en su condición de agente principal del mercado e impulsar la innovación en el sistema de explotación rural. Acrecentar el poderío real de la economía colectiva. Establecer y perfeccionar el sistema de servicio socializado de la agricultura. Aumentar la inversión y el apoyo en favor de la agricultura y acelerar su progreso científico y tecnológico y la construcción infraestructural en las zonas rurales. Mejorar los servicios financieros en las mismas. Continuar llevando adelante la reforma tributaria y tarifaria en el campo, con el fin de aliviar la carga de los campesinos y proteger sus intereses.

3. Impulsar con dinamismo la explotación a gran escala de las regiones occidentales y promover el desarrollo armonioso de la economía regional. La aplicación de la estrategia de explotación a gran escala de las regiones occidentales concierne a los intereses generales del desarrollo de todo el país, así como a la unidad interétnica y a la estabilidad fronteriza. Hay que asentar bien la base, avanzar a pasos firmes, concentrarse en realizar como es debido la construcción de infraestructuras y de obras relativas al ecosistema, y esforzarse por lograr avances substanciales en este sentido dentro de diez años. Fomentar activamente sectores económicos aventajados con peculiaridades propias e impulsar la explotación de las franjas prioritarias. Desarrollar la ciencia, la tecnología y la educación, y preparar y emplear de manera adecuada profesionales de distintas clases en diversos campos. El Estado debe aumentar su apoyo a las regiones occidentales en materia de proyectos de inversión, política tributaria, transferencia fiscal de pagos, etc., abrir gradualmente canales de fondos a largo plazo y estables para la explotación de dichas regiones, mejorar con empeño el ambiente inversor y orientar las inversiones foráneas y el capital nacional para que participen en esta actividad. Las regiones occidentales deben emancipar más su mentalidad, reforzar su capacidad de autodesarrollo y abrir, en medio de la reforma y la apertura, un nuevo camino para acelerar su expansión.

Las regiones centrales deben intensificar la reestructuración, impulsar la industrialización agrícola, transformar las industrias tradicionales, fomentar nuevos focos de crecimiento económico y acelerar el proceso de la industrialización y urbanización. Las regiones orientales, a su vez, tienen que apresurar la actualización de la estructura sectorial, desenvolver la agricultura moderna, las industrias de alta y nueva tecnología, así como las de procesamiento y fabricación de productos con elevado valor agregado, y seguir desarrollando la economía orientada al exterior. Hay que estimular a las zonas económicas especiales y la nueva zona de Pudong, Shanghai, para que lleven la delantera en la innovació n institucional, en la ampliación de la apertura y en otros ámbitos. Apoyar al Nordeste y otras antiguas bases industriales en la aceleración de su reajuste y reconversión, a las ciudades y zonas que tienen la extracción de recursos naturales como actividad principal en la promoción de las industrias sucesoras, así como a las antiguas regiones revolucionarias y a las zonas de minorías étnicas en el apresuramiento de su desarrollo, y el Estado tiene que incrementar su ayuda a las principales zonas cerealícolas. Potenciar el intercambio y la cooperación económicos entre las regiones orientales, centrales y occidentales, hacer realidad la complementación recíproca a base de sus respectivas ventajas y lograr su desarrollo conjunto, a fin de formar algunas zonas y franjas económicas con peculiaridades propias.

4. Mantener y perfeccionar el sistema económico básico y profundizar en la reforma del sistema de administración de los activos estatales. De acuerdo con la exigencia de la emancipación y expansión de las fuerzas productivas, se precisa mantener y perfeccionar el sistema económico básico de desarrollo conjunto de las economías de mú ltiples formas de propiedad con la de propiedad pública como la principal. Primero, es imperativo consolidar y desarrollar sin vacilación alguna la economía de propiedad pública. Se impone expandir y robustecer esta economía, y como ella controla las arterias vitales de la economía nacional, desempeña un papel clave para poner en juego la superioridad del sistema socialista y aumentar el poderío económico del país, la fuerza de defensa nacional y la cohesión de toda la nación. La economía colectiva, que forma una importante parte de la economía de propiedad pública, cumple una función trascendental para alcanzar la prosperidad común. Segundo, es preciso estimular, apoyar y orientar invariablemente el desarrollo de la economía de propiedad no pública. La economía individual, la privada y otras formas de propiedad no pública constituyen una importante parte de la economía de mercado socialista y desempeñan un papel significativo para poner en pleno juego la iniciativa de los diferentes sectores sociales y acelerar la expansión de las fuerzas productivas. Tercero, la persistencia en tomar la economía de propiedad pública como la principal y la promoción del desarrollo de la economía de propiedad no pública deben integrarse en el proceso de la modernización socialista, en vez de contraponerse la una a la otra. Las economías de distintas formas de propiedad tendrán, en medio de la competencia en el mercado, toda posibilidad de desplegar sendas ventajas, estimularse entre sí y desarrollarse conjuntamente.

Seguir reajustando la distribución geográfica y la estructura de la economía de propiedad estatal y reformando la estructura de administración de activos estatales es una importante tarea para profundizar en la reestructuración económica. Se debe poner en pleno juego la iniciativa de las autoridades centrales y de las localidades con sujeción a la premisa de persistir en la propiedad estatal. El Estado tiene que elaborar leyes y reglamentos para establecer una estructura de administración de activos estatales que permita la representación del Estado por parte del Gobierno Central y de los gobiernos locales, respectivamente, en el cumplimiento de las atribuciones y responsabilidades como aportadores de capital y en el disfrute de los derechos e intereses como propietarios, y que favorezca la unidad entre los derechos, los deberes y las responsabilidades y la integración del control de los activos con la administración del personal y el manejo de los asuntos. Para aquellas grandes empresas estatales, instalaciones infraestructurales e importantes recursos naturales que atañen a la arteria vital de la economía nacional y a la seguridad estatal, compete al Gobierno Central cumplir, en representación del Estado, las atribuciones y responsabilidades correspondientes al aportador de capital. En cuanto a los demás activos estatales, serán los gobiernos locales los que van a hacerlo. El Gobierno Central y los gobiernos locales de los niveles provincial y municipal (prefectoral) instituirán órganos de administración de activos estatales. Hay que seguir explorando estructuras y modalidades que sean eficaces para la gestión de dichos activos. Los gobiernos de las diversas instancias deben aplicar estrictamente las leyes y reglamentos respecto a la administración de activos estatales, persistir en separar las funciones gubernamentales de las empresariales y desvincular el derecho de propiedad y el de gestión, de manera que las empresas puedan operar en forma autónoma, responder por sus propias ganancias y pérdidas y hacer realidad el mantenimiento y el aumento del valor de los activos estatales.

Las empresas estatales constituyen el pilar de la economía nacional de nuestro país. Por eso, es imperativo profundizar en su reforma, continuar explorando variadas formas efectivas para la materialización de la propiedad pública, sobre todo de la estatal, e impulsar con energía las innovaciones en materia de estructura, tecnología y administración de las empresas. Excepto en un exiguo número de empresas que tiene que gestionar el Estado con capital exclusivo suyo, en las demás hay que fomentar activamente el sistema accionario y desarrollar la economía de propiedad mixta. Es necesario diversificar las entidades inversoras, mientras que en las empresas importantes el Estado debe contar con una participación mayoritaria. Partiendo de la exigencia del sistema empresarial moderno, las grandes y medianas empresas estatales continuarán llevando a cabo la reforma encaminada a la implantación del sistema de sociedades reglamentado y perfeccionarán el régimen de administración por parte de las personas jurídicas. Se empujará la reforma de los sectores monopolistas y se introducirán de manera activa mecanismos de competencia. A través de la orientación del mercado y las medidas políticas, se desarrollarán grandes compañías y grandes grupos empresariales con competitividad internacional. Se flexibilizarán y agilizarán en mayor medida las empresas medianas y pequeñas de propiedad estatal. Se profundizará en la reforma de las empresas colectivas y se proseguirá dando apoyo y ayuda al desarrollo de la economía colectiva de diversas formas.

Hay que poner en pleno juego el importante papel que desempeñan las economías de propiedad no pública, entre ellas la individual y la privada, en la promoción del incremento económico, en el aumento del empleo, en la activación del mercado, así como en otras áreas. Ampliar los terrenos autorizados al capital extraoficial del país para su acceso al mercado y adoptar medidas en la inversión, la financiación, la tributación, la utilización de tierra, el comercio exterior y otros ámbitos para realizar la competencia leal. Al respecto, es preciso fortalecer, según la ley, la supervisión y la administración, con el propósito de fomentar un sano desarrollo de las economías de propiedad no pública. Se impone perfeccionar el sistema legal de protección de los bienes privados.

5. Completar el sistema de mercado moderno y fortalecer y perfeccionar la regulación y el control macroeconómicos. Es necesario desplegar en mayor medida el papel básico del mercado en la asignación de recursos y completar el sistema de mercado moderno, unificado, abierto, competitivo y ordenado. Impulsar la reforma, apertura, estabilidad y desarrollo del mercado de capital. Desarrollar mercados como los de derechos de propiedad, de tierra, de fuerza laboral y de tecnologías. Crear un ambiente que asegure a los diversos agentes principales del mercado la igualdad en el uso de los elementos de producción. Profundizar en la reforma del sistema de circulación y fomentar formas de circulación modernas. Rectificar y reglamentar el orden de la economía de mercado, perfeccionar el sistema de credibilidad social de la economía de mercado moderna, romper con el monopolio sectorial y el bloqueo regional y promover el libre flujo de las mercancías y de los elementos de producción en el mercado nacional.

Se debe mejorar las funciones del gobierno en lo que respecta a la regulación económica, la supervisión y control del mercado, la administración social y el servicio público, y reducir y reglamentar el proceso de examen y aprobación administrativos. Hay que tomar la promoción del crecimiento económico, el aumento del empleo, la estabilización de los precios y el mantenimiento de una balanza equilibrada de pagos internacionales como objetivos principales de la regulación y el control macroeconómicos. La ampliación de la demanda interna constituye el punto de apoyo básico y a largo plazo para el desarrollo econó mico de nuestro país. Se impone persistir en el principio de ampliación de la demanda interna y aplicar una política macroeconómica que corresponda a las necesidades de la coyuntura. Reajustar la relación entre la inversión y el consumo e ir elevando el peso que representa este último en el producto interno bruto. Es necesario perfeccionar el sistema de regulación y control macroeconómicos que coordina, entre otras cosas, la planificación estatal y las políticas fiscal y monetaria, haciendo valer el papel regulador de estas palancas económicas. Profundizar en la reforma de los sistemas fiscal, tributario, financiero y de inversión y financiación. Perfeccionar el sistema de decisión y administración presupuestarias, fortalecer la supervisión de los ingresos y gastos fiscales e intensificar la recaudación y la administración de los impuestos. Se precisa impulsar a pasos seguros la reforma consistente en la regulación de los tipos de interés en función del mercado, optimizar la asignación de los recursos financieros, reforzar la supervisión y el control sobre las finanzas y prevenir y neutralizar los riesgos financieros, de modo que las finanzas sirvan mejor al desarrollo económico y social.

6. Profundizar en la reforma del sistema de distribución de ingresos y completar el sistema de seguridad social. Racionalizar las relaciones de distribución es algo que concierne a los intereses vitales de las amplias masas populares y al despliegue de su iniciativa. Hay que reajustar y reglamentar las relaciones de distribución entre el Estado, la empresa y el individuo. Dejar establecido el principio de participación del trabajo, el capital, la tecnología, la administración y otros elementos de producción en la distribución de acuerdo con sus respectivos aportes y mejorar el sistema de distribución caracterizado por la coexistencia de múltiples formas de distribución con la de a cada uno según su trabajo como la principal. Es necesario perseverar en priorizar la eficiencia, sin dejar de tomar en consideración la equidad; no sólo fomentar el espíritu de entrega, sino también llevar a efecto la política de distribución, y no sólo oponerse al igualitarismo, sino también prevenir la gran disparidad en los ingresos. En la distribución primaria, es menester velar por la eficiencia, poner en juego el papel del mercado y estimular a una parte de las personas a prosperar antes que otras mediante el trabajo honesto y la gestión legal. En la redistribución se debe prestar atención a la equidad y reforzar la función reguladora del gobierno en cuanto a la distribución de los ingresos para ajustar aquellos ingresos que causen una diferencia demasiado grande. Hay que reglamentar el orden de distribución, regular racionalmente los ingresos excesivamente altos de un reducido número de sectores monopolistas y suprimir los ingresos ilegales. Teniendo como objetivo alcanzar la prosperidad para todos, es necesario ampliar el porcentaje de las personas que perciben ingresos medios y elevar el nivel de ingreso de aquellas que tienen una renta baja.

Implantar y completar un sistema de seguridad social que concuerde con el nivel de desarrollo económico constituye una importante garantía para la estabilidad social y el mantenimiento de un orden y una paz duraderos del país. Se debe persistir en la integración de la coordinación social y la cuenta individual para perfeccionar el sistema de seguro básico de vejez y el de seguro para la asistencia médica básica de los empleados y obreros en las ciudades y poblados. Completar el sistema de seguro de desempleo y el de garantía del nivel mínimo de manutención de los habitantes de las ciudades. Reunir y acumular, mediante múltiples canales, fondos para la seguridad social. Las diversas localidades deben, a la luz de la situación real, establecer de manera racional normas y niveles de seguridad social. Hay que desarrollar el socorro y bienestar sociales en las ciudades y el campo. En aquellas localidades que reúnan las condiciones necesarias se puede explorar y establecer sistemas de seguro de vejez, de seguro de asistencia médica y de garantía del nivel mínimo de manutención en sus zonas rurales.

7. Persistir en combinar la estrategia de "introducir en el interior" y la de "salir al exterior" y elevar en todos los sentidos el nivel de la apertura al exterior. En adaptación a la nueva situación derivada de la globalización económica y del ingreso del país en la Organización Mundial del Comercio, es necesario incorporarse, en un área de mayor alcance, en un campo más amplio y en un nivel más alto, a la cooperación y competencia económicas y tecnológicas en el plano internacional, aprovechar a plenitud los mercados tanto nacional como internacional, optimizar la asignación de recursos, ensanchar el espacio de expansión y promover la reforma y el desarrollo mediante la apertura.

Hay que expandir en mayor medida el comercio de mercancías y de servicios. Llevar a cabo la estrategia de diversificación del mercado, poner en juego las ventajas comparativas de nuestro país, consolidar los mercados tradicionales, abrir nuevos y hacer esfuerzos por aumentar las exportaciones. Persistir en ganar la competencia por la calidad y elevar la competitividad de las mercancías y servicios de exportación. Optimizar la composición de las importaciones y poner énfasis en introducir tecnologías avanzadas y equipos clave. Profundizar en la reforma de la estructura de la cooperación económica y comercio con el exterior, impulsar la diversificación de los sujetos del comercio exterior y perfeccionar el sistema tributario y el mecanismo de financiación comercial pertinentes.

Es necesario continuar atrayendo inversiones directas foráneas y elevar la calidad y el nivel de la utilización de los fondos foráneos. Impulsar, paso a paso, la apertura de las áreas de servicios. Aprovechar de diversos modos las inversiones foráneas a mediano y largo plazo, combinar el uso de las inversiones foráneas con la reestructuración económica y la reorganización y reconversión de las empresas estatales, y estimular a las empresas transnacionales a invertir en la agricultura, la industria manufacturera y las industrias de alta y nueva tecnología. Introducir activamente de ultramar profesionales y recursos intelectuales de diversas especialidades. Mejorar el ambiente de inversión, dar el trato nacional a las inversiones foráneas y aumentar la transparencia de los reglamentos y las políticas. Aplicar la estrategia de "salir al exterior" es una importante medida en la nueva etapa de la apertura al exterior. Es imperativo estimular y apoyar a las empresas de distintas formas de propiedad dotadas de ventajas comparativas para que inviertan en el exterior y promuevan la exportación de mercancías y de servicios laborales, formándose así un determinado número de empresas transnacionales poderosas y marcas prestigiosas. Tomar parte activa en el intercambio y cooperación económicos regionales. En la ampliación de la apertura al exterior, hay que prestar suma atención a la salvaguardia de la seguridad económica del Estado.

8. Aumentar por todos los medios el empleo y mejorar constantemente las condiciones de vida del pueblo. El empleo constituye la base para la subsistencia del pueblo. El aumento del empleo es una tarea importante y ardua que enfrenta nuestro país tanto en la actualidad como en un período largo en el futuro. El Estado implementa una estrategia y política a largo plazo para fomentar el empleo. Los comités del Partido y los gobiernos a las diversas instancias deben tomar el mejoramiento del ambiente para la creaci ón de empresas y el aumento de puestos de trabajo como su importante atribución y responsabilidad. Se debe ampliar las fuentes de empleo y desarrollar de manera dinámica las industrias que precisan de gran cantidad de mano de obra. Apoyar, valiéndose de medidas políticas, a las empresas que puedan proveer con nuevos puestos de trabajo y admitir a los trabajadores desplazados de sus puestos y a los desempleados para su reubicación. Hay que orientar a toda la sociedad para que cambie de concepto sobre el empleo, aplicar flexibles y variadas formas de colocación y estimular la búsqueda de empleo por cuenta propia y la iniciativa de crear empresas de manera autónoma. Perfeccionar la formación ocupacional y el sistema de servicio relacionado al empleo para mejorar la habilidad técnica de los trabajadores. Reforzar según la ley la administración de la utilización de mano de obra en el trabajo para garantizar los derechos e intereses legales de los trabajadores. Atribuir suma importancia a la seguridad en la producción a fin de proteger la seguridad de los bienes del Estado y la vida del pueblo.

El desarrollo económico tiene como objetivo fundamental elevar el nivel y la calidad de vida del pueblo de todo el país. Por lo tanto, hay que aumentar constantemente, a medida del desarrollo económico, los ingresos de los habitantes urbanos y rurales, ensanchar el área del consumo y optimizar su estructura para satisfacer las variadas necesidades materiales y culturales de la gente. Es necesario reforzar la construcción de instalaciones de servicio público, mejorar el ambiente de vivir, desarrollar los servicios comunitarios y dar facilidades a las masas en su vida cotidiana. Establecer un sistema de servicio higiénico y otro de asistencia médica y sanitaria que se adapten a las exigencias de la nueva situación y mejorar con empeño las condiciones médicas e higiénicas en las zonas rurales para elevar el nivel de asistencia médica y sanitaria de los habitantes urbanos y rurales. Desarrollar las actividades relacionadas con los discapacitados. Seguir impulsando con energía la explotación de las zonas pobres a modo de ayuda y consolidar los logros de este trabajo, de manera que los habitantes del campo que todavía no han salido de la pobreza puedan solucionar cuanto antes el problema de subsistencia elemental e ir a disfrutar de una vida modestamente acomodada.

Cumplir con éxito las diversas tareas de construcción económica y de reforma de la estructura económica reviste un significado decisivo para impulsar con mayor celeridad la modernización socialista. Siempre que los miembros de todo el Partido y el pueblo de las diversas etnias del país nos unamos con una sola voluntad y trabajemos arduamente, podremos establecer de seguro un completo sistema de economía de mercado socialista y seguir manteniendo, en el nuevo siglo y en la nueva etapa, un desarrollo continuo, rápido y sano de la economía nacional.

V. CONSTRUCCIÓN POLÍTICA Y REFORMA DE LA ESTRUCTURA POLÍTICA

Desarrollar la política democrática socialista y fomentar la civilización socialista en lo político es un importante objetivo de la construcción de una sociedad modestamente acomodada en todos los aspectos. Se debe, con sujeción a la premisa de persistir en los cuatro principios fundamentales, seguir impulsando con dinamismo y a pasos seguros la reforma de la estructura política, ampliar el alcance de la democracia socialista, perfeccionar el sistema legal socialista, construir un país socialista regido por la ley, y consolidar y desarrollar la situación política caracterizada por la democracia, la unidad, la vivacidad, la estabilidad y la armonía.

Nuestro Partido siempre ha tomado como su misión propia la materialización y el desarrollo de la democracia popular. Desde el inicio de la reforma y la apertura, hemos venido impulsando inflexiblemente la reforma de la estructura política, lo que ha contribuido con eficacia al fomento de la política democrática socialista. Para desarrollar esta última, lo más esencial consiste en una integración orgánica de la perseverancia en la dirección del Partido, la persistencia en la condición del pueblo como dueño del país y la administración del Estado con arreglo a la ley. La dirección del Partido garantiza en lo fundamental la condición del pueblo como dueño del país y la administración del Estado de acuerdo con la ley, la condición del pueblo como dueño del país es una exigencia esencial de la política democrática socialista, y la administración del país en virtud de la ley constituye el amplio plan básico del cual se vale el Partido para conducir al pueblo en la administración del país. El Partido Comunista de China es el núcleo dirigente de la causa socialista con peculiaridades chinas. La gobernación del país por parte del Partido Comunista significa dirigir y apoyar al pueblo en su condición como dueño del país, movilizar y organizar lo más ampliamente posible a las masas populares para que administren, según la ley, los asuntos estatales y sociales y las actividades económicas y culturales, así como salvaguardar y materializar sus intereses fundamentales. La Constitución y las demás leyes son una encarnación de la unidad entre los pronunciamientos del Partido y la voluntad del pueblo. Hay que manejar los asuntos con rigor de la ley, y ninguna organización o individuo está permitido para gozar de privilegios por encima de la Constitución y las demás leyes.

La reforma de la estructura política supone el autoperfeccionamiento y el desarrollo del sistema político socialista. La promoción de esta reforma debe contribuir a reforzar la vitalidad del Partido y el Estado, hacer valer las características y ventajas del sistema socialista, movilizar plenamente el entusiasmo y la creatividad de las masas populares, salvaguardar la unidad del país, la cohesión interétnica y la estabilidad social e impulsar el desarrollo económico y el progreso social en todos los dominios. Hay que persistir en partir de las condiciones propias de nuestro país, sintetizar las experiencias obtenidas en nuestras prácticas y, al mismo tiempo, tomar como referencia los logros provechosos de la civilización humana en lo político y de ninguna manera trasplantar mecánicamente modelos del sistema político de Occidente. Es imperativo poner énfasis en potenciar la construcción institucional y materializar la institucionalización de la política democrática socialista, su reglamentación y su procedimentalización.

1. Mantener y mejorar el sistema de democracia socialista. Hay que completar este sistema, enriquecer las formas de la democracia, ampliar la participación ordenada de los ciudadanos en los asuntos políticos y asegurar que el pueblo practique, según la ley, la elección, la toma de decisiones, la administración y la supervisión democráticas, y disfrute de amplios derechos y libertades, y respetar y garantizar los derechos humanos. Es preciso atenerse con firmeza al sistema de asamblea popular y mejorarlo, garantizando que las asambleas populares y sus comités permanentes cumplan sus funciones en virtud de la ley y que la legislación y la toma de decisiones interpreten mejor la voluntad del pueblo. Es menester optimizar la composición de los integrantes de los comités permanentes de las asambleas populares. Es necesario adherirse al sistema de cooperación multipartidista y consulta política bajo la dirección del Partido Comunista y perfeccionarlo; seguir con decisi ón el principio de "coexistencia duradera, supervisión recíproca, trato mutuo con el corazón en la mano y estrecha compañía tanto en la gloria como en la desgracia"; reforzar la cooperación y el trabajo en común con los partidos democráticos, y poner en mejor juego las características y la superioridad del sistema partidario socialista de nuestro país. Es imperativo asegurar que la Conferencia Consultiva Política del Pueblo desempeñe su papel en materia de consulta política, supervisión democrática y participación y deliberación en los asuntos estatales. Es necesario consolidar y desarrollar el frente único patriótico en lo más amplio posible. Se debe aplicar en todos los aspectos la política del Partido para con las minorías étnicas, mantener y mejorar el sistema relativo a su autonomía regional, consolidar y desarrollar las relaciones interétnicas socialistas basadas en la igualdad, unidad y ayuda mutua y promover la prosperidad y el progreso conjuntos de las diversas etnias del país. Es preciso aplicar por completo la política del Partido relacionada con la libertad de creencia religiosa, manejar los asuntos religiosos conforme a la ley, conducir activamente la religión a adaptarse a la sociedad socialista y atenerse al principio de independencia y autonomía. Se impone ejecutar en forma concienzuda la política del Partido sobre los asuntos de los chinos de ultramar.

Ampliar la democracia a los niveles de base es un trabajo de carácter fundamental para el fomento de la democracia socialista. Es necesario completar las organizaciones de autogobierno a nivel de base y el sistema de administración democrática correspondiente, mejorar el régimen de manejo público de los asuntos, garantizar a las masas populares el ejercicio directo, conforme a la ley, de los derechos democráticos, la administración de los asuntos públicos y obras de beneficio público a nivel de base y la supervisión democrática sobre los cuadros. Se debe mejorar el autogobierno de los aldeanos y completar el mecanismo vigoroso de autogobierno bajo la dirección de las organizaciones del Partido a nivel aldeano. Hay que mejorar el autogobierno de los residentes urbanos y fomentar comunidades de nuevo tipo caracterizadas por la administración ordenada, el civismo y la armonía. Es preciso mantener y perfeccionar el sistema de asamblea de representantes de los trabajadores y demás formas de administración democrática en las empresas e instituciones, garantizando los derechos e intereses legítimos de los trabajadores.

2. Fortalecer la construcción del sistema legal socialista. Es necesario persistir en contar con leyes a que atenerse, obrar conforme a las leyes establecidas, aplicarlas rigurosamente e imponer sanciones en caso de infracción. Acomodándose a la nueva situación resultante del desarrollo de la economía de mercado socialista, del progreso integral de la sociedad y de la incorporación del país a la Organización Mundial del Comercio, hay que intensificar el trabajo legislativo y elevar su calidad, de suerte que se forme para el año 2010 un sistema jurídico socialista con peculiaridades chinas. Se debe persistir en la igualdad de todos ante la ley. Reforzar la supervisión sobre la aplicación de la ley, impulsar el desempeño de las funciones administrativas con arreglo a la ley, salvaguardar la imparcialidad judicial, elevar el nivel de aplicación de la ley y asegurar efectivamente su implementación rigurosa. Es preciso defender la unidad y la dignidad del sistema legal, y prevenir y superar el proteccionismo local y departamental. Ensanchar y reglamentar los servicios jurídicos y desplegar con dinamismo la asistencia jurídica. Reforzar la divulgación sobre el sistema legal y la educación en el mismo, elevar la calidad de todo el pueblo en lo jurídico y, sobre todo, fortalecer la conciencia de los funcionarios públicos respecto a la legalidad y su capacidad de manejar los asuntos conforme a la ley. Los militantes del Partido y los cuadros, en particular los cuadros dirigentes, deben ser modelos en la observancia de la Constitución y las demás leyes.

3. Reformar y perfeccionar el modo de dirección del Partido y su modo de gobernación del país. Esto juega un papel de importancia general para impulsar el fomento de la política democrática socialista. Por la dirección del Partido se entiende principalmente su dirección en lo político, ideológico y organizativo, la que ejerce sobre el Estado y la sociedad mediante la elaboración de políticas y orientaciones de significación trascendental, la formulación de propuestas para la legislación, la recomendación de cuadros para cargos importantes, la divulgación ideológica, la puesta en juego del papel de sus organizaciones y militantes, así como la persistencia en la gobernación del país según la ley. Los comités del Partido desempeñan el papel de núcleo directivo en los diversos organismos de la misma instancia, concentran sus energías para ocuparse de los asuntos más importantes y respaldan a las diversas partes para que asuman la responsabilidad de manera independiente y marchen al mismo paso en su trabajo. Reformar y perfeccionar en mayor medida los organismos y mecanismos de trabajo del Partido. De acuerdo con el principio de que el Partido mantiene una visión de conjunto y coordina las diversas partes, hay que reglamentar las relaciones de los comités del Partido con las asambleas populares, los gobiernos, los comités de la Conferencia Consultiva Política y las organizaciones populares, apoyar a las asambleas populares en el ejercicio según la ley de sus funciones como órganos de poder estatal, seguir los procedimientos legales para convertir los pronunciamientos del Partido en la voluntad del Estado, hacer de los candidatos recomendados por las organizaciones del Partido dirigentes de los órganos de poder estatal y ejercer la supervisión sobre ellos; apoyar al gobierno en el desempeño de sus funciones dispuestas por la ley y en el ejercicio de sus atribuciones administrativas con arreglo a la ley, y apoyar a la Conferencia Consultiva Política en el cumplimiento de sus funciones en torno a los dos grandes temas: la unidad y la democracia. Hay que reforzar la dirección sobre los sindicatos, la Liga de la Juventud Comunista, la Federación de Mujeres y demás organizaciones populares y apoyarlos para que lleven adelante su trabajo conforme a la ley y de acuerdo con sus respectivos estatutos y sirvan aún mejor como puente y lazo que permitan al Partido vincularse con las amplias masas populares.

4. Reformar y mejorar los mecanismos de decisión. La correcta toma de decisiones constituye un importante prerrequisito para el éxito de todos los trabajos. Hay que mejorar los mecanismos de decisión que permiten conocer a fondo la situación del pueblo, reflejar a plenitud su voluntad, reunir ampliamente su sabiduría y apreciar realmente sus recursos, impulsando así el proceso científico y democrático en la toma de decisiones. Los organismos decisorios a los diversos niveles deben mejorar las reglas y procedimientos que rigen la decisión sobre asuntos de gran importancia, instituir mecanismos que permitan reflejar la situación social y la opinión del pueblo, implantar sistemas de comunicado al público y de audiencia pública con respecto a los importantes asuntos que estén estrechamente ligados con los intereses de las masas populares, mejorar el sistema de asesoramiento por parte de expertos y practicar el régimen de fundamentación y el de responsabilidad en la toma de decisiones, para prevenir de este modo el libre arbitrio en este ámbito.

5. Profundizar en la reforma de la estructura administrativa. Es necesario cambiar en mayor medida las funciones del gobierno, mejorar las formas de administración, promover la administración electrónica de los asuntos gubernamentales, elevar la eficiencia de administración, reducir sus costos y formar una estructura de administración caracterizada por la conducta reglamentada, funcionamiento coordinado, equidad y transparencia, honestidad y alta eficiencia. Es preciso reglamentar, en virtud de la ley, las funciones y atribuciones de las autoridades centrales y locales, y tratar de manera correcta las relaciones entre los departamentos sujetos a la administración vertical de las autoridades centrales y los gobiernos locales. De conformidad con el principio de simplificación, unificación y eficacia y con arreglo a la exigencia de coordinación entre la toma de decisiones, la aplicación y la supervisión, se debe impulsar de continuo la reforma de los organismos gubernamentales, reglamentar de manera científica las funciones de los departamentos, instalar racionalmente los organismos, optimizar la composición del personal y llevar a efecto la determinación legal de las instituciones y sus plantillas, con el propósito de resolver efectivamente problemas como el exceso de instancias, la intersección de funciones, la hipertrofia del personal, la dislocación entre las atribuciones y las responsabilidades, y la aplicación de la ley por múltiples niveles y autoridades. Con sujeción al principio de separación entre las funciones administrativas del gobierno y las funciones de las instituciones públicas, es necesario reformar la estructura administrativa de estas últimas.

6. Promover la reforma de la estructura judicial. El sistema judicial socialista debe garantizar la materialización de la equidad y la justicia en toda la sociedad. Al dictado de la exigencia de administrar la justicia con imparcialidad y aplicar la ley con rigor, hay que mejorar la instalación estructural de los órganos judiciales, la delimitación de sus atribuciones y su régimen administrativo, y completar en mayor medida la estructura judicial caracterizada por la definición clara de los poderes y las responsabilidades, coordinación mutua, condicionamiento recíproco y funcionamiento altamente eficiente. Es necesario asegurar en lo institucional que los órganos de juicio y fiscalía ejerzan su poder de juicio y fiscalización conforme a la ley y de manera independiente y justa. Es indispensable mejorar el procedimiento judicial y garantizar los derechos e intereses legítimos de los ciudadanos y de las personas jurídicas. Resolver efectivamente la dificultad en la ejecución de las sentencias. Es imperativo reformar el mecanismo de trabajo y el régimen administrativo de los recursos humanos, financieros y materiales en los órganos judiciales y realizar paso a paso la separación entre su labor de juicio y fiscalización y sus asuntos administrativos. Hay que reforzar la supervisión sobre el trabajo judicial y sancionar la corrupción en este dominio. Es menester formar un contingente de trabajadores judiciales firmes en lo político, versados en lo profesional, excelentes en estilo de trabajo y justos en aplicación de la ley.

7. Profundizar en la reforma del sistema de cuadro. Hay que esforzarse por crear un vigoroso mecanismo de empleo de personal que posibilite la admisión de gran número de hombres de valía, el pleno despliegue de su capacidad y su disposición a ocupar cargos superiores o inferiores, agrupando de este modo a las personas sobresalientes en las diversas actividades del Partido y del Estado. Es necesario priorizar el establecimiento y el perfeccionamiento de los mecanismos de selección, nombramiento, administración y supervisión y tener como meta el funcionamiento científico, democrático y reglamentado para reformar y mejorar el sistema de cuadro y completar el de funcionariado público. Es preciso ampliar los derechos de los militantes y las masas populares al conocimiento, participación, escogimiento y supervisión en lo que respecta a la selección y el nombramiento de los cuadros. Se debe aplicar entre los cuadros dirigentes del Partido y del gobierno el sistema de período de desempeño, el de dimisión y el de exigencia de responsabilidad por la negligencia en la investigación o por desacierto en el empleo de personal. Es necesario perfeccionar el sistema de combinación de los cargos de los cuadros con sus rangos y establecer mecanismos de estímulo y de garantía para ellos. Explorar y mejorar el sistema de administración de los cuadros por clasificación en los órganos del Partido y del gobierno, las instituciones públicas y las empresas. Reformar y perfeccionar la estructura de doble control de los cuadros. Hay que desechar el concepto y la práctica de jerarquización por antigüedad en la selección y el empleo de personal, fomentar la movilidad racional de las personas de valía, y crear activamente un buen ambiente para el surgimiento de profesionales sobresalientes en los diversos campos.

8. Reforzar el condicionamiento y la supervisión sobre los poderes. Se impone establecer un mecanismo de funcionamiento de poderes caracterizado por la estructuración racional, disposición científica, procedimiento riguroso y condicionamiento eficaz, y fortalecer la supervisión sobre los poderes en los eslabones como la toma de decisiones y su aplicación, asegurando que los poderes otorgados por el pueblo sean utilizados realmente en busca de sus intereses. Se debe reforzar prioritariamente la supervisión sobre los cuadros dirigentes, en especial sobre los dirigentes principales, y potenciar la ejercida sobre la administración y el uso de los recursos humanos, financieros y materiales. Es imperativo intensificar la supervisión en el seno de los equipos dirigentes, perfeccionar el procedimiento de decisión sobre los asuntos substanciales y el nombramiento o destitución de los cuadros importantes. Reformar y completar la estructura de control disciplinario del Partido e implantar y mejorar el régimen de visita de inspección. Poner en juego el papel de los departamentos funcionales como los órganos de justicia, control administrativo y auditorí a. Se debe practicar múltiples formas del régimen de información de los cuadros dirigentes sobre su trabajo y su comportamiento en la moralización administrativa y mejorar los regí menes de informe, interpelación y evaluación democrática en materia de asuntos importantes. Hay que aplicar a conciencia el sistema de información pública sobre los asuntos administrativos. Potenciar la supervisión organizativa y la democrática y hacer valer el papel supervisor de la opinión pública.

9. Mantener la estabilidad social. Para cumplir las arduas tareas de la reforma y del desarrollo, precisa mantener por largo tiempo un ambiente social armonioso y estable. Los comités del Partido y los gobiernos a los diversos niveles deben resolver con sumo entusiasmo los problemas prácticos en el trabajo y la vida de las masas populares. Es menester profundizar en la investigación y estudio, discernir las distintas situaciones, fortalecer el trabajo ideológico-político y aplicar correctamente los medios económicos, administrativos, jurídicos y otros para tratar de manera apropiada las contradicciones en el seno del pueblo, en especial las concernientes a los intereses vitales de las masas populares, y mantener así la situación de estabilidad y unidad. Hay que reforzar el trabajo de seguridad pública, fiscalía y justicia para asestar, conforme a la ley, severos golpes a las diversas actividades delictivas, prevenir y castigar las de las sectas diabólicas, erradicar con firmeza los fenómenos repugnantes en la sociedad y garantizar efectivamente la seguridad de la vida y los bienes de las masas populares. Se impone persistir en combinar la lucha con la prevención tomando esta última como lo principal, poner en práctica las diversas medidas de saneamiento coordinado del orden público, mejorar la administración de la sociedad y mantener un buen orden público. Hay que fortalecer el trabajo de seguridad estatal y mantenerse alerta ante las actividades de infiltración, subversión y escisión de las fuerzas hostiles tanto internacionales como nacionales.

La política democrática socialista está imbuida de una poderosa vitalidad y superioridad. El Partido Comunista de China y el pueblo chino tienen plena confianza en el camino de desarrollo político por ellos escogido y se mantendrán firmes en llevar adelante el desarrollo de la política socialista con peculiaridades chinas.

VI. FOMENTO CULTURAL Y REFORMA DE LA ESTRUCTURA CULTURAL

Con miras a construir en todos los sentidos una sociedad modestamente acomodada, es necesario hacer grandes esfuerzos para desarrollar la cultura socialista y fomentar la civilización socialista en lo espiritual. En el mundo de hoy, la cultura se está confundiendo con la economía y la política, y se pone cada vez más de relieve su posición y papel en la competencia de la fuerza integral nacional. La fuerza de la cultura se encuentra fundida profundamente en la vitalidad, creatividad y fuerza cohesiva de cada nación. Todos los camaradas del Partido debemos conocer a fondo el significado estratégico del fomento cultural e impulsar el desarrollo y el florecimiento de la cultura socialista.

1. Tomar con firmeza el rumbo de desarrollo de la cultura avanzada. En la China actual, desarrollar la cultura avanzada significa fomentar una cultura socialista nacional, científica y popular, de cara a la modernización, al mundo y al futuro, con el fin de enriquecer incesantemente el mundo espiritual de la gente y acrecentar su fuerza espiritual. Hay que persistir en la posición guía del marxismo-leninismo, el pensamiento de Mao Zedong y la teoría de Deng Xiaoping en el terreno ideológico, y comandar el fomento de la cultura socialista con el importante pensamiento de la "triple representatividad". Siguiendo con firmeza la orientación de servir al pueblo y al socialismo y la política de " que se abran cien flores y compitan cien escuelas", debemos exaltar el acento heroico propio de nuestra época y estimular la diversificación en lo cultural. Debemos perseverar en pertrechar a la gente con teorías científicas, orientarla con una opinión pública correcta, formarla con un espíritu elevado y estimularla con obras sobresalientes. Hemos de desarrollar enérgicamente la cultura avanzada, apoyar las actividades culturales sanas y provechosas, hacer esfuerzos por transformar la cultura atrasada y resistir con decisión las manifestaciones culturales putrefactas. Los trabajadores de la literatura y el arte deben compenetrarse con las masas y adentrarse en la vida para ofrecer al pueblo más obras dignas de la época. La prensa, la edición, la radio, el cine y la televisión tienen que persistir en la orientación correcta, mientras que los sitios web de Internet deben servir como importantes posiciones de difusión de la cultura avanzada. Basándonos en la práctica de la reforma y apertura y de la modernización, y con la mirada puesta en la avanzada del desarrollo de la cultura mundial, debemos desplegar las bellas tradiciones de la cultura de nuestra nación, asimilar los puntos fuertes de las demás naciones del mundo y hacer innovaciones activamente tanto en el contenido como en la forma, con el objeto de acrecentar sin cesar la fuerza atractiva e inspiradora de la cultura socialista con peculiaridades chinas.

2. Persistir en desplegar y cultivar el espíritu nacional. El espíritu nacional constituye el soporte espiritual del cual dependen la existencia y el desarrollo de una nación. Sin un espíritu enardecedor y nobles cualidades, ninguna nación podría mantenerse sobre sus propios pies entre las numerosas naciones del mundo. A lo largo de los más de cinco mil años de desarrollo, la nación china ha cultivado un gran espíritu nacional nucleado en el patriotismo y caracterizado por la cohesión, unidad, amor a la paz, laboriosidad, valentía y autosuperaci ón permanente. En las largas prácticas, nuestro Partido ha venido conduciendo al pueblo a enriquecer este espíritu nacional en permanente combinación con las exigencias del desarrollo de la época y de la sociedad. Frente a los embates recíprocos entre las diversas ideologías y culturas a escala mundial, se impone incorporar el desarrollo y cultivo de nuestro espíritu nacional, como una tarea de extrema importancia del fomento cultural, a todo el proceso de la educación nacional y al de la promoción de la civilización en lo espiritual, de suerte que el pueblo entero se mantenga siempre imbuido de un elevado espíritu superador.

3. Potenciar de manera efectiva la formación ideológica y moral. La administración del país según la ley se complementa con la que se hace por la moralidad. Debemos implantar un sistema ideológico y moral socialista que se adapte a la economía de mercado socialista, concuerde con la norma legal socialista y continúe las virtudes tradicionales de la nación china. Hay que profundizar la difusión y la educación en la teoría, la línea y el programa fundamentales del Partido, así como en el importante pensamiento de la "triple representatividad", para conducir al pueblo a implantar en la mente el socialismo con peculiaridades chinas como ideal común y a adquirir una correcta concepción del mundo, de la vida y del valor. Es necesario aplicar a conciencia el Programa para el Fomento de la Ética Cívica, desplegar el espíritu patriótico y tomar el servicio al pueblo como núcleo, el colectivismo como principio y la honradez y credibilidad como punto clave para potenciar la educación en la ética social, la ética profesional y la virtud familiar y, sobre todo, la formación ideológica y moral entre los jóvenes y adolescentes, conduciendo de este modo a la gente a perseguir un objetivo ideológico y moral más elevado sobre la base de la observancia de las normas de conducta básicas. Se debe intensificar y mejorar el trabajo ideológico-político y desplegar ampliamente las actividades de masas encaminadas al fomento de la civilización en lo espiritual.

4. Desarrollar con energía la educación y la ciencia. La educación, como base del desarrollo de la ciencia y tecnología y de la formación de personas de valía, asume un papel precursor y de trascendencia general en la modernización, por lo que debe ser colocada en un lugar estratégico de desarrollo prioritario. Es indispensable aplicar en todos los aspectos la orientación educacional del Partido y persistir en el principio de que la educación debe servir a la modernización socialista y al pueblo y combinarse con la labor productiva y la práctica social, con el fin de preparar constructores y continuadores de la causa del socialismo que sean desarrollados íntegramente en lo moral, intelectual, físico y estético. Hay que fomentar con empeño la innovación en la educación, profundizar en su reforma, optimizar su estructura, distribuir racionalmente sus recursos, elevar la calidad y el nivel administrativo de la educación e impulsar en todos los aspectos la formación cualitativa, preparando así centenares de millones de trabajadores altamente calificados, decenas de millones de personas especializadas y un gran número de innovadores sobresalientes. Es imperativo fortalecer las filas del magisterio y elevar su nivel ético y profesional. Se debe seguir trabajando por generalizar la educación obligatoria de nueve años. Hay que reforzar la formación y capacitación vocacionales, desarrollar la educación continua y estructurar un sistema de educación vitalicia. Se impone incrementar la inversión en la educación, reforzar el apoyo a la educación rural y estimular la creación y manejo de centros docentes por parte de las fuerzas sociales. Hay que perfeccionar la política y el régimen del Estado respecto a la financiación de los estudiantes necesitados. Es preciso elaborar un programa de desarrollo científico y tecnológico a largo plazo. Es imperativo potenciar la construcción de instalaciones infraestructurales para la ciencia. Se debe generalizar los conocimientos cientí ficos y hacer resaltar el espíritu científico. Es menester persistir en atribuir la misma importancia a las ciencias sociales que a las naturales y poner en pleno juego el papel trascendental de la filosofía y las demás ciencias sociales en el desarrollo económico y social. Hay que crear en toda la sociedad una atmósfera favorable a la adoración por la ciencia, el estímulo a la innovación y la oposición a la superstición y la seudociencia.

5. Desarrollar de forma dinámica las actividades y la industria culturales. Tanto en el desarrollo de todo género de actividades culturales como en el de la industria cultural, es necesario cumplir las exigencias del desarrollo de la cultura avanzada y poner siempre en primer lugar los efectos sociales. El Estado apoya y garantiza las actividades culturales de beneficio público y las estimula a cobrar mayor vigor para su propio desarrollo. Hay que proseguir y perfeccionar las políticas y medidas de apoyo al desarrollo de dichas actividades, y dar respaldo y ayuda a los importantes medios de comunicación e instituciones de investigación de ciencias sociales del Partido y del Estado, a los proyectos culturales importantes, entidades teatrales y conjuntos artísticos que interpretan la idiosincrasia nacional y representan el nivel estatal, al trabajo de protección de los patrimonios culturales importantes y de las artes folklóricas excelentes, así como al desarrollo cultural en las antiguas zonas revolucionarias, las de minorías étnicas, las fronterizas, las zonas pobres y las regiones centrales y occidentales del país. Se debe reforzar la construcción de infraestructuras culturales y desarrollar las diversas actividades culturales de masas. Se promoverá con dinamismo la reforma y el desarrollo de la salud pública y los deportes, y se llevará adelante la campaña por el fortalecimiento de la salud de todo el pueblo a fin de elevar su nivel de salud. Se harán esfuerzos por organizar bien los Juegos Olímpicos de 2008. Desarrollar la industria cultural es una vía importante para hacer florecer la cultura socialista y satisfacer las necesidades espirituales y culturales de las masas populares en las condiciones de la economía de mercado. Se debe perfeccionar la pol ítica respecto a nuestra industria cultural, apoyar su desarrollo y aumentar su fuerza integral y competitividad.

6. Seguir profundizando en la reforma de la estructura cultural. Hay que impulsar la reforma de la estructura cultural conforme a las características y la ley objetiva del fomento de la civilización socialista en lo espiritual y en consonancia con las exigencias del desarrollo de la economía de mercado socialista. Se debe intensificar la elaboración de un proyecto general para esta reforma. Es necesario combinar la profundización de la reforma con la reestructuración y la promoción del desarrollo, racionalizar las relaciones entre el gobierno y las empresas e instituciones culturales, potenciar el fomento del sistema legal relativo a la cultura, reforzar la administración macroeconómica y profundizar en la reforma interna de dichas empresas e instituciones, con el objetivo de establecer paso a paso un sistema de administración y unos mecanismos de operación culturales que favorezcan la puesta en juego de la iniciativa de los trabajadores de la cultura, la promoción de la innovación cultural, la producción de un mayor número de obras selectas y la formación de más hombres de valía. De acuerdo con la orientación de prestar atención tanto al florecimiento como a la administración, debemos completar el sistema de los mercados de productos culturales y perfeccionar el mecanismo de su administración con miras a crear un sano ambiente social para el florecimiento de la cultura socialista.

La civilización china, vasta y profunda, de remoto origen y larga historia, ha hecho ingentes contribuciones al progreso de la civilización humana. En medio de la gran lucha librada por el pueblo chino en la actualidad, acogeremos, sin duda alguna, un nuevo auge en el fomento de la cultura socialista y crearemos una cultura avanzada todavía más espléndida.

VII. CONSTRUCCIÓN DE LA DEFENSA NACIONAL Y DEL EJÉRCITO

Edificar una sólida defensa nacional es una tarea estratégica de nuestro país en su modernización y constituye una importante garantía para la salvaguardia de su seguridad y unidad y para la construcción total de una sociedad modestamente acomodada. Hay que persistir en el principio de desarrollo coordinado entre la edificación de la defensa nacional y la construcción económica, e impulsar la modernización de la defensa nacional y del ejé rcito sobre la base del desarrollo económico.

Es necesario persistir en tomar como guía el pensamiento militar de Mao Zedong y el pensamiento de Deng Xiaoping sobre la construcción del ejército en el nuevo período y aplicar en todos los sentidos el importante pensamiento de la "triple representatividad" para seguir sin vacilación el camino de construir una fuerza selecta con peculiaridades chinas e intensificar la revolucionarización, la modernización y la regularización del ejército de acuerdo con el requisito general de buena calificación política, fuerte capacidad militar, excelente estilo de trabajo, rigurosa disciplina y eficaz aseguramiento logístico, y estrechamente en torno a los dos temas de significación histórica: vencer en el combate y nunca degenerar.

Hay que poner siempre la formación ideológico-política en el primer lugar de la construcción del ejército en todos sus aspectos, con el objeto de mantener siempre lozanos la naturaleza, el carácter y el estilo de trabajo propios del ejército popular. La dirección absoluta del Partido sobre el ejército constituye el alma inmutable de este último, por lo que debemos perseverar invariablemente en el principio y el sistema fundamentales de la dirección del Partido sobre el ejército popular.

Se debe aplicar la orientación estratégica militar de defensa activa y elevar la capacidad de operación defensiva en condiciones de alta tecnología. En adaptación a la tendencia de los cambios militares en el mundo, es preciso ejecutar la estrategia de fortalecimiento del ejército mediante la ciencia y tecnología y reforzar su formación cualitativa. Hay que ubicar la educación y el adiestramiento en un lugar estratégico, desplegar en profundidad el adiestramiento militar con adelantos científicos y tecnológicos, e intensificar el desarrollo de los centros docentes del ejército para formar un gran número de militares altamente cualificados de nuevo tipo. Se debe hacer innovaciones en la teoría militar y desarrollarla. Es imperativo esforzarse por cumplir la doble tarea histórica de mecanización e informatización del ejército, para hacer realidad así el desarrollo quemando etapas de su modernización.

Hay que explorar las características y la ley objetiva de la administración del ejército bajo las nuevas circunstancias históricas para promover las diversas reformas en la edificación de la defensa nacional y del ejército. Es indispensable optimizar su estructura orgánica y forma de combinación, y reajustar y perfeccionar las políticas y sistemas pertinentes. Se impone persistir en la administración rigurosa del ejército y mejorar el sistema reglamentario militar para elevar el nivel de su administración basada en la ley. Hay que perseverar en la construcción del ejército con laboriosidad y economía, e implantar y perfeccionar el sistema de aseguramiento logístico conjunto, consistente en la integración de las tres fuerzas del ejército, la compatibilidad de la producción militar con la civil y la combinación de la producción en tiempos de paz con la de momentos de guerra. Se debe profundizar en la reestructuración de la labor científica y tecnológica y de la industria para la defensa nacional, persistir en albergar el desarrollo y la producción de artículos de uso militar en toda la economía nacional, establecer y completar mecanismos de competencia, evaluación, supervisión y estímulo, reforzar la capacidad de innovación independiente y acelerar el desarrollo de la ciencia y tecnología relativas a la defensa nacional y de los armamentos y equipamientos. Se precisa perfeccionar el sistema de movilización para la defensa nacional, potenciar la construcción de la milicia popular y de las unidades de servicio de reserva, y desarrollar las estrategias y tácticas de la guerra popular bajo las condiciones de alta tecnología. Las unidades de la policía armada deben fortalecer su construcción en todos los aspectos para ser siempre fieles guardias del Partido y del pueblo.

Las organizaciones del Partido y los gobiernos a todos los niveles y las amplias masas populares deben preocuparse por la edificación de la defensa nacional y del ejército y respaldarla. El ejército debe apoyar y participar activamente en la construcción del país. Es necesario reforzar la educación en la defensa nacional e incrementar la conciencia de toda la población sobre su importancia. Hay que fomentar entre el pueblo las actividades de apoyo al ejército y de atención a las familias de los militares, y desplegar en el ejército las actividades de apoyo al gobierno y de amor al pueblo, afianzando de esta manera la unidad tanto entre el ejército y el gobierno como entre el ejército y el pueblo.

VIII. EL PRINCIPIO DE "UN PAÍS, DOS SISTEMAS" Y LA MATERIALIZACIÓN DE LA REUNIFICACIÓN COMPLETA DE LA PATRIA

Hacer realidad la reunificación completa de la patria constituye el anhelo común de los chinos tanto de dentro como de fuera del país. Hemos resuelto con éxito los problemas de Hong Kong y Macao, y estamos luchando de continuo por solucionar cuanto antes el problema de Taiwan y consumar la gran empresa de la reunificación de la patria.

El retorno de Hong Kong y Macao a la patria ha enriquecido la teoría y práctica de "un país, dos sistemas". Los hechos han demostrado que este principio es correcto y posee una fuerte vitalidad. No vacilaremos en su aplicación en absoluto, procederemos estrictamente acorde con la Ley Fundamental de Hong Kong y la de Macao, apoyaremos con toda fuerza a los Jefes Ejecutivos y gobiernos de estas dos regiones administrativas especiales en su trabajo, y nos uniremos ampliamente con las personalidades de los diversos sectores sociales que allí residen, con el fin de mantener y promover conjuntamente la prosperidad, estabilidad y desarrollo de ambas regiones.

Persistiendo en el principio fundamental de "reunificación pacífica y un país, dos sistemas" y en la propuesta de ocho puntos sobre el desarrollo de las relaciones entre ambos lados del estrecho de Taiwan y la promoción del proceso de la reunificación pacífica de la patria en la presente etapa, fortaleceremos, junto con los compatriotas de Taiwan, los contactos de personal y los intercambios en lo económico, cultural y otros dominios a través del estrecho, y nos opondremos determinadamente a las fuerzas escisionistas de Taiwan. Permanecen sin cambio la configuración fundamental y la tendencia de desarrollo de las relaciones entre los dos lados. Crece de día en día la aspiración de los compatriotas de Taiwan a la paz, la estabilidad y el desarrollo. Las actividades de las fuerzas escisionistas de Taiwan encaminadas a dividir el país carecen de la simpatía del pueblo.

Perseverar en el principio de una sola China constituye la base para el desarrollo de las relaciones entre ambos lados del estrecho de Taiwan y para la culminación de la reunificación pacífica. En el mundo hay una sola China, a la que pertenecen tanto la parte continental como Taiwan, y es inadmisible la escisión de la soberanía y la integridad territorial de China. Combatiremos decididamente toda declaración o acción encaminada a fraguar la "independencia de Taiwan" y fabricar "dos Chinas" o " una China y un Taiwan". El porvenir de Taiwan depende de la reunificación de la patria. Efectuar el diálogo y llevar a cabo negociaciones sobre la reunificación pacífica es nuestra posición consecuente. Exhortamos una vez más a que, sobre la base del principio de una sola China, se archiven por el momento ciertas controversias políticas y se reanuden lo más pronto posible el diá logo y las negociaciones entre los dos lados del estrecho. Bajo la premisa de una sola China, se puede tratar de cualquier problema que sea, el problema de poner fin oficialmente al estado de hostilidad entre ambos lados del estrecho, el del espacio correspondiente al status de la región de Taiwan para sus actividades económicas, culturales y sociales en el plano internacional, e igualmente el del status político de las autoridades de Taiwan. Estamos dispuestos a intercambiar opiniones con todos los partidos y personalidades de los diversos círculos sociales de Taiwan sobre el desarrollo de las relaciones entre los dos lados del estrecho y el impulso de la reunificación pacífica.

Para solucionar el problema de Taiwan y materializar la reunificación completa de la patria, depositamos nuestra esperanza en la población de Taiwan. Los compatriotas taiwaneses, dotados de una gloriosa tradición patriótica, constituyen una fuerza importante para el desarrollo de las relaciones entre ambas orillas. Respetamos plenamente su modo de vida y su deseo de ser dueños de nuestro país. Los dos lados deben ampliar sus intercambios y contactos y aunar sus esfuerzos para dar mayor esplendor a las bellas tradiciones de la cultura china. En el establecimiento de los lazos directos de comunicación postal, transporte marítimo y aéreo y comercio entre ambos lados del estrecho de Taiwan radica el interés com ún de los compatriotas de ambas partes, por lo que es totalmente necesario tomar medidas efectivas para promoverla con entusiasmo y abrir nuevas perspectivas en favor de la cooperación económica entre las dos márgenes.

La fórmula de "un país, dos sistemas" es la mejor manera para realizar la reunificación entre ambos lados del estrecho de Taiwan. Después de la reunificación, Taiwan podrá mantener intacto su sistema social original y gozar de un alto grado de autonomía. No cambiará el modo de vida de los compatriotas taiwaneses, quienes tendrán plenamente garantizados sus intereses vitales y disfrutarán de una paz duradera. La economía de Taiwan contará verdaderamente con la parte continental de la patria como su tierra interior y conseguirá un vasto espacio de desarrollo. Los compatriotas taiwaneses podrán, junto con los de la parte continental, ejercer el derecho de administrar el país y compartir la dignidad y el honor de la gran patria en el plano internacional.

Los veintitrés millones de compatriotas de Taiwan son nuestros hermanos carnales, y nosotros esperamos más que nadie resolver el problema de Taiwan por vía pací fica. Continuaremos persistiendo en el principio fundamental de "reunificación pacífica y un país, dos sistemas" y, poniendo en práctica la propuesta de ocho puntos, trabajaremos con la mayor sinceridad y máximo esfuerzo por la perspectiva de reunificación pacífica. Al no comprometernos en absoluto a renunciar al uso de la fuerza armada, no lo hacemos en contra de los compatriotas taiwaneses, sino contra las fuerzas extranjeras que tratan de interferir en la reunificación de China y contra las fuerzas escisionistas taiwanesas que traman la " independencia de Taiwan". La defensa de la reunificación de la patria concierne a los intereses fundamentales de la nación china, por lo que el pueblo chino no retrocederá en lo más mínimo en la salvaguardia de la soberanía estatal y la integridad territorial ni permitirá en absoluto que Taiwan sea separado de China por quienquiera que sea y en cualquier forma a que recurra.

El país reclama la reunificación, y la nación la revitalización; por tanto, la solución del problema de Taiwan no debe demorar indefinidamente. Nos asiste la firme convicción de que, con los esfuerzos mancomunados de todos los hijos de la nación china, no tardará en hacerse realidad la completa reunificación de la patria.

IX. SITUACIÓN INTERNACIONAL Y TRABAJO CON EL EXTERIOR

La paz y el desarrollo siguen siendo los temas principales de nuestra época. La salvaguardia de la paz y la promoción del desarrollo, concernientes al bienestar de los pueblos de todos los países, representan su aspiración común y también constituyen una corriente histórica irresistible. El desarrollo de la tendencia de multipolarización mundial y globalización económica ha traído oportunidades y condiciones favorables para la paz y el desarrollo del mundo. No se desatará una nueva guerra mundial dentro de un período previsible. Será realizable conseguir un ambiente internacional pacífico y un buen entorno circundante a un plazo relativamente largo.

Sin embargo, el viejo orden político y económico internacional, injusto e irracional, no ha conocido cambio radical. Vienen en aumento los factores de incertidumbre que afectan a la paz y el desarrollo. Están entretejidos los factores tradicionales de amenaza a la seguridad y los no tradicionales, y se está incrementando el flagelo del terrorismo. El hegemonismo y la política de fuerza toman nuevas expresiones. Los conflictos aislados derivados de las contradicciones étnicas y religiosas y de las disputas fronterizas y territoriales se presentan ora en tensión ora en distensión. La disparidad Sur-Norte se ha agrandado en mayor medida. El mundo todavía está muy intranquilo y la humanidad se enfrenta con muchos retos serios.

No importa cómo cambie la situación internacional, seguiremos invariablemente la política exterior independiente y de paz. Esta política de China tiene como propósito salvaguardar la paz mundial e impulsar el desarrollo conjunto. Estamos dispuestos a llevar adelante, junto con los pueblos de los demás países, la noble causa de la paz y el desarrollo mundiales.

Abogamos por acomodarnos a la corriente histórica y defender los intereses comunes de toda la humanidad. Estamos dispuestos a sumar nuestros esfuerzos a los de la comunidad internacional para promover activamente la multipolarización mundial, propulsar la coexistencia armoniosa de las diversas fuerzas y mantener la estabilidad de la comunidad internacional, así como impulsar con dinamismo la globalización económica a desenvolverse en favor de la materialización de una prosperidad conjunta buscando el bien y conjurando el mal, de modo que todos los países, particularmente los en vías de desarrollo, se beneficien de este empeño.

Nos pronunciamos por la implantación de un nuevo orden político y económico internacional que sea justo y racional. En lo político los países deben respetarse mutuamente y proceder con consultas conjuntas en vez de imponer uno su voluntad al prójimo; en lo econ ómico deben promoverse en forma recíproca y desarrollarse juntos en lugar de crear enorme disparidad entre ricos y pobres; en lo cultural deben tomar entre sí lo ajeno como referencia y procurar un florecimiento común en vez de rechazar culturas de otras naciones; en lo referente a la seguridad, deben confiar unos en otros, defenderla juntos, establecer un nuevo concepto de seguridad basado en la confianza mutua, beneficio recíproco, igualdad y coordinación, y resolver las disputas mediante el diálogo y la colaboración en lugar de recurrir a la fuerza o amenaza con su uso. Hay que combatir el hegemonismo y la política de fuerza en todas sus manifestaciones. China nunca procurará la hegemonía ni jamás la expansión.

Abogamos por mantener la diversidad del mundo y preconizamos la democratización de las relaciones internacionales y la diversificación de las modalidades de desarrollo. El mundo es variopinto. Las distintas civilizaciones, sistemas sociales y caminos de desarrollo existentes en nuestro planeta deben respetarse mutuamente, aprender los puntos fuertes unos de otros para subsanar sus puntos débiles en medio de la competencia y la comparación, y desarrollarse en forma conjunta buscando terrenos comunes y dejando de lado las diferencias. Los asuntos de cada país deben ser determinados por su propio pueblo, y los del mundo deben ser manejados por todos los países mediante consultas en pie de igualdad.

Nos pronunciamos por combatir el terrorismo en todas sus manifestaciones. Es necesario intensificar la cooperación internacional al respecto, resolver ese problema tanto de modo paliativo como de modo radical, prevenir y propinar golpes a las actividades terroristas y hacer esfuerzos por eliminar la raíz del terrorismo.

Seguiremos mejorando y fomentando las relaciones con los países desarrollados y, teniendo en consideración los intereses vitales de los pueblos de los diversos países sin tomar en cuenta las diferencias entre sistemas sociales y entre ideologías y sobre la base de los Cinco Principios de Coexistencia Pacífica, ampliaremos los puntos de convergencia de los intereses comunes y solucionaremos las divergencias de manera apropiada.

Continuaremos reforzando las relaciones de buena vecindad y amistad, persistiremos en tratar de buena fe con los países vecinos y tenerlos como compañeros, y potenciaremos la cooperación regional, con el fin de llevar a una nueva altura el intercambio y la colaboración con los países de nuestro entorno.

Seguiremos fortaleciendo la unión y la cooperación con los demás países del tercer mundo, fomentando la comprensión y la confianza recíprocas, intensificando la ayuda y el apoyo mutuos y ensanchando las áreas de cooperación, con el objeto de mejorar los resultados de la colaboración.

Continuaremos participando con dinamismo en las actividades diplomáticas multilaterales, desempeñaremos nuestro papel en la ONU y demás organizaciones internacionales y regionales, y apoyaremos a otros países en vías de desarrollo en la defensa de sus propios derechos e intereses legítimos.

Seguiremos persistiendo en los principios de independencia, igualdad completa, respeto mutuo y no intervención de uno en los asuntos internos de otro, para promover el intercambio y la cooperación con los partidos y organizaciones políticos de los demás países y regiones.

Continuaremos desarrollando ampliamente la diplomacia popular para aumentar el intercambio cultural con el exterior, estrechar la amistad entre los pueblos e impulsar el desarrollo de las relaciones interestatales.

El mundo está avanzando hacia las metas de luz y progreso. El camino será sinuoso y el porvenir, luminoso. Las fuerzas de la paz, de la justicia y del progreso son, al fin y al cabo, invencibles.

X. FORTALECER Y MEJORAR LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO

En un país en vías de desarrollo multiétnico y grande como el nuestro, si se quiere cohesionar la voluntad de todo el pueblo y aglutinar sus fuerzas para construir en todos los sentidos una sociedad modestamente acomodada y acelerar la modernización socialista, será imprescindible afianzar y mejorar sin desmayo la dirección del Partido e impulsar en forma integral la nueva y gran obra de la construcción del Partido.

Para potenciar y mejorar la construcción del Partido, debemos mantener en alto la gran bandera de la teoría de Deng Xiaoping y llevar a la práctica en todos los sentidos el importante pensamiento de la "triple representatividad" a fin de garantizar que la línea, la orientación y la política del Partido reflejen íntegramente los intereses fundamentales del pueblo y las exigencias del desarrollo de la época; debemos perseverar en el principio de que el Partido tiene que velar por su propia administración y disciplinarse con rigor, y resolver en mayor medida los dos temas de importancia histórica: elevar su nivel de dirección y el de gobernación del país y fortalecer la capacidad de resistir a la corrupción, de prevenirse contra la degeneración y contrarrestar los riesgos; debemos pulsar con precisión el avance de la sociedad china actual y reformar y perfeccionar el modo de dirección del Partido y el de su gobernación, su estructura directiva y su sistema de trabajo, de manera que su labor esté imbuida de vigor; y debemos integrar en forma orgánica la construcción ideológica, la organizativa y la del estilo y plasmar en todo su proceso la construcción institucional, y no sólo basarnos en el feliz cumplimiento del trabajo rutinario, sino también empeñarnos en resolver los problemas relevantes que existan. Con los esfuerzos asiduos, lograremos garantizar que nuestro Partido sea siempre el destacamento de vanguardia de la clase obrera china y, al mismo tiempo, del pueblo chino y de la nación china, que sea en todo momento el núcleo dirigente de la causa del socialismo con peculiaridades chinas y que represente siempre lo que se exige para el desarrollo de las fuerzas productivas avanzadas de China, el rumbo por el que ha de marchar su cultura avanzada, así como los intereses fundamentales de sus masas populares más amplias.

1. Profundizar en el estudio y la aplicación del importante pensamiento de la "triple representatividad" para elevar el nivel teórico marxista de todo el Partido. La elevación del nivel ideológico y teórico del Partido constituye la garantía ideológica para el constante desarrollo de su causa y la del país. Hay que colocar en un lugar más relevante la construcción ideológica y teórica del Partido. Se impone persistir en pertrechar a todos los militantes con el marxismo-leninismo, el pensamiento de Mao Zedong y la teoría de Deng Xiaoping, y levantar en todo el Partido un nuevo auge de estudio y aplicación del importante pensamiento de la "triple representatividad". Los cuadros militantes, especialmente los de rango alto y medio, deben llevar la delantera en estudiar y aplicar este importante pensamiento, y ser modelos en estudiar con ahínco y ser fuertes en reflexionar, modelos en emancipar la mente y avanzar a paso del tiempo, y modelos en practicar audazmente e innovar con impetuosidad. Hay que desplegar a fondo en todo el Partido la educación en la historia del desarrollo del marxismo, desarrollar con empeño el espíritu realista y pragmático, iniciador y emprendedor, y ahondar sin cesar el conocimiento de las leyes objetivas que rigen el desempeño del Partido Comunista como gobernante, la construcción socialista y la evolución de la sociedad humana, con el propósito de enriquecer y desarrollar constantemente el marxismo.

2. Fortalecer la capacidad del Partido en la gobernación del país y elevar su nivel de dirección y de gobernación. Frente a los profundos cambios operados en las condiciones de gobernación y en las circunstancias sociales, los comités del Partido y los cuadros dirigentes de todos los niveles, para no ser indignos de las misiones asumidas ni defraudar los importantes cometidos, deben adecuarse a las exigencias de la nueva situación y las nuevas tareas, asimilar nuevos conocimientos, acumular nuevas experiencias y adquirir nuevas aptitudes en la práctica. Tienen que observar el mundo con visión amplia, captar con certeza las exigencias del desarrollo de la época, saber pensar desde la altura teórica y estratégica y aumentar sin cesar su capacidad de juzgar la situación de modo científico; persistir en tratar los asuntos de acuerdo con las leyes objetivas y científicas, estudiar y resolver a tiempo los nuevos casos y problemas surgidos en la reforma y la construcción, saber aprovechar coyunturas para acelerar el desarrollo e incrementar de continuo su capacidad de manejar la economía de mercado; conocer y tratar correctamente las diversas contradicciones sociales, saber coordinar las relaciones entre los diferentes intereses y superar todo tipo de dificultades, y acrecentar constantemente su capacidad de enfrentar las situaciones complejas; fortalecer su sentido de la legalidad, saber integrar la persistencia en la dirección del Partido, el despliegue del papel del pueblo como dueño del país y la administración del país conforme a la ley, e incrementar permanentemente su capacidad de gobernación del país según ley y, partiendo de la situación general del trabajo de todo el Partido y de todo el país, aplicar sin vacilación la línea, la orientación y la política del Partido, saber desarrollar su labor con espíritu creador y en combinación con la realidad y acrecentar de continuo su capacidad de dominar la situación con una visión de conjunto.

3. Mantener y perfeccionar el centralismo democrático para incrementar el vigor, la cohesió n y la unidad del Partido. El centralismo democrático es un sistema que integra el centralismo basado en la democracia con la democracia bajo una dirección centralizada. La democracia interna del Partido es la vida del mismo y desempeña un importante papel ejemplar y promotor para la democracia popular. Es menester tomar la garantía de los derechos democráticos de los militantes como base, poner acento en el mejoramiento del sistema de congreso y el de comité del Partido y, empezar por reformar las estructuras y mecanismos para establecer y perfeccionar un sistema de democracia interna del Partido que permita reflejar plenamente la voluntad de sus militantes y organizaciones. Se debe extender los experimentos piloto del sistema de congreso permanente del Partido a un mayor número de municipios y distritos. Hay que explorar de manera activa vías y formas que posibiliten poner en juego el papel de los delegados durante el receso de los congresos. A la luz del principio de dirección colectiva, centralismo democrático, consulta por separado y decisión en reuniones, es necesario mejorar los mecanismos de deliberación y de decisión en el seno de los comités del Partido y desplegar en mayor medida el papel de las sesiones plenarias de estos comités. Se impone reformar y perfeccionar el sistema de elección interna del Partido. Hay que implantar y perfeccionar los sistemas de circular interna del Partido, de rendición de información y de solicitud de opiniones sobre las decisiones importantes a tomar. De la centralización y la unidad del Partido y del país dependen los intereses fundamentales de las diversas etnias de nuestro pueblo. Todo el Partido y todo el país deben mantener un alto grado de identidad en cuanto al pensamiento guía, la línea, la orientación y la política, así como en lo tocante a los importantes problemas de principio. Todos los camaradas del Partido deben persistir conscientemente en acatar el principio de subordinación del militante a la organización, de la minoría a la mayoría, de las organizaciones inferiores a las superiores, y de todo el Partido a su Congreso Nacional y a su Comité Central, defender con firmeza la autoridad de la dirección central y asegurar que sus decisiones sean cumplidas sin impedimento. Las organizaciones del Partido a todas las instancias y los militantes en su totalidad, especialmente los cuadros dirigentes, deben observar con rigor la disciplina partidaria, y no se permite en absoluto el incumplimiento de las órdenes, la desobediencia de las prohibiciones y la actuación antojadiza.

4. Construir un contingente de cuadros dirigentes altamente cualificados para configurar capas directivas emprendedoras y llenas de pujanza. Construir, conforme al principio de revolucionarización, rejuvenecimiento, profesionalización y dotación de amplios conocimientos, un contingente de cuadros dirigentes altamente cualificados y capaces de asumir cargos importantes y pasar las pruebas contra viento y marea, y, sobre todo, preparar y formar un gran número de dirigentes sobresalientes versados en la administración del Partido, del país y del ejército, es una medida de importancia capital del Partido y del país para mantener una paz y estabilidad duraderas. Se debe implementar en forma concienzuda el reglamento de selección y nombramiento de cuadros dirigentes, hacer hincapié en la evaluación y el discernimiento de los cuadros a través de la práctica de la reforma y la construcción, y promover oportunamente para puestos directivos a aquellos que tengan tanto integridad moral como competencia profesional, se destaquen por sus méritos reales y cuenten con el reconocimiento de las masas. Hay que intensificar el trabajo de formación y selección de excelentes cuadros jóvenes, poniendo el acento en ayudarlos a reforzar el cultivo del espíritu de Partido, el estudio teórico y el temple en la práctica, para elevar su calidad en todos los aspectos. Es necesario dar nuevos pasos para llevar a buen término la preparación y la selección de cuadros mujeres, cuadros provenientes de minorías étnicas y cuadros no militantes del Partido. Seguir realizando como es debido el trabajo para con los cuadros retirados y jubilados. Con el énfasis puesto en la elevación de la calidad, la optimización de la estructura, la mejora del estilo de trabajo y el fortalecimiento de la cohesión, se debe hacer de los equipos directivos de todos los niveles colectivos dirigentes que sean firmes y fuertes en la aplicación perseverante del importante pensamiento de la "triple representatividad". Es preciso preparar y forjar de manera continua relevos de la causa del socialismo con peculiaridades chinas, garantizando así que la causa del Partido y del pueblo cuente con continuadores.

5. Realizar efectivamente la construcción de las organizaciones de base del Partido para afianzar la base clasista del Partido y ampliar su base de masas. Las organizaciones del Partido a nivel de base son los cimientos donde se sientan todo su trabajo y fuerza combativa, por lo cual deben desempeñarse como organizadores, promotores y practicantes de la implementación del importante pensamiento de la "triple representatividad". Las organizaciones de base deben persistir en tomar la construcción económica como tarea central, servir a los intereses generales, ensanchar el alcance de su trabajo, reforzar sus funciones, ampliar la cobertura de sus labores y acrecentar sin cesar su fuerza cohesiva y combativa. Es indispensable fortalecer la construcción organizativa complementaria a nivel aldeano tomando como núcleos las organizaciones del Partido en las aldeas, y explorar vías eficaces que permitan a los cuadros recibir constantemente educación y a los campesinos percibir beneficios reales permanentemente. Para lograr un buen funcionamiento de las empresas estatales y colectivas, es preciso apoyarse con perseverancia y de todo corazón en la clase obrera, y las organizaciones del Partido en las mismas empresas deben participar con dinamismo en la decisión sobre los asuntos importantes empresariales y jugar a plenitud su papel de núcleo político. Hay que reforzar el establecimiento de organizaciones del Partido en las empresas de propiedad no pública, donde estas organizaciones deben aplicar la orientación y la política del Partido, conducir y supervisar esas empresas en la observancia de las leyes y reglamentos del Estado, dirigir los sindicatos, la Liga de la Juventud Comunista y demás organizaciones de masas, unir y aglutinar a las masas trabajadoras, y salvaguardar los derechos e intereses legítimos de las diversas partes, con el objeto de promover el sano desarrollo de las referidas empresas. Es preciso atribuir suma importancia a la construcción del Partido en las comunidades urbanas y estructurar, poniendo énfasis en el servicio a las masas, un nuevo sistema de esta construcción. Se debe intensificar el esfuerzo por establecer organizaciones del Partido en las agrupaciones sociales y en las entidades intermediarias de la sociedad. Hay que llevar a buen efecto y en forma total la construcción del Partido en los organismos oficiales y en los centros docentes, centros de investigación científica, grupos culturales y demás instituciones públicas.

Los comunistas deben desempeñar su papel de vanguardia y modelo, tener sólidamente arraigados el gran ideal del comunismo y la fe inquebrantable en el socialismo con peculiaridades chinas y, trabajando con los pies en la tierra, luchar por la materializació n del programa básico del Partido para la etapa actual. Hay que desenvolver en todo el Partido las actividades de educación en el mantenimiento del carácter avanzado de los comunistas tomando como contenido principal la práctica del importante pensamiento de la " triple representatividad". Es preciso poner énfasis en la debida admisión de militantes entre los obreros, campesinos, intelectuales, militares y cuadros, a fin de engrosar las partes componentes más básicas de las filas del Partido y su fuerza vertebral. Es menester prestar atención a la admisión de nuevos militantes en la primera línea de la producción y del trabajo, así como entre los grupos altamente instruidos y los jóvenes. Es imperativo incorporar en el seno del Partido a aquellos elementos avanzados de otros estratos sociales que acepten el Programa y los Estatutos del Partido, luchen conscientemente por la realización de la línea y el Programa del Partido, hayan pasado por un largo tiempo de prueba y reúnan los requisitos de ser militante, con el fin de incrementar la influencia y la fuerza cohesiva del Partido en toda la sociedad. En adaptación a la nueva situación, hay que explorar nuevos mecanismos y nuevos métodos para la administración de la militancia.

6. Potenciar y mejorar la construcción del estilo del Partido y profundizar en la lucha contra la corrupción. El impulso de la construcción del estilo del Partido tiene como núcleo mantener sus vínculos de uña y carne con las masas populares. La mayor ventaja política que posee nuestro Partido reside en su estrecha ligazón con las masas, mientras el mayor peligro que le acecha después de su asunción del poder estriba en su divorcio de las mismas. En cualquier momento y cualquier circunstancia que sea, siempre debemos persistir en la lí nea de masas del Partido y en el propósito de servir de todo corazón al pueblo y considerar la materialización de los intereses de las masas populares como el punto de partida y el resultado final de todo nuestro trabajo. Es necesario tener como objetivo fundamental la creación del Partido por los intereses públicos y la gobernación del país en bien del pueblo y desplegar las bellas tradiciones del Partido y su excelente estilo para solucionar con empeño los relevantes problemas existentes en los estilos ideológico, de estudio, de trabajo y de dirección del Partido y en el comportamiento de los cuadros en su vida privada y, en particular, para prevenir y superar el formalismo y el burocratismo, de acuerdo con la exigencia de "persistencia y oposición en ocho puntos"(3) planteada por la dirección central del Partido, a base tanto de la educación como de la institucionalidad y mediante el ejercicio correcto de la crítica y la autocrítica. Hay que estudiar a conciencia los nuevos cambios operados en la sociedad de nuestro país y las nuevas características del trabajo de masas, y plasmar el reforzamiento y el mejoramiento de dicho trabajo en todas las labores de la construcción del Partido y del poder político. Los comunistas, ante todo los cuadros dirigentes de los diversos niveles, debemos esforzarnos por recurrir a métodos como la educación persuasiva, la orientación con ejemplos y la prestación de servicios para llevar a buen efecto el trabajo de masas bajo la nueva situación y unir y conducir a las masas en el avance continuo.

Combatir y prevenir con decisión la corrupción constituye una importante tarea política de todo el Partido. De no castigar con firmeza la corrupción, el Partido hallaría seriamente perjudicadas sus relaciones entrañables con las masas populares, correría el peligro de perder su posición de partido gobernante y podría marchar hacia su autodestrucción. En las condiciones de gobernación del país durante largo tiempo y en el contexto de la apertura al exterior y del desarrollo de la economía de mercado socialista, nuestro Partido debe atribuir suma importancia a la prevención de la corrosión de las diversas ideologías decadentes, con el objeto de preservar la pureza de sus filas. Los comités del Partido de todas las instancias deben tener plena conciencia tanto de lo apremiante que es la lucha anticorrupción como de su prolongada duración, y por ello, deben afirmarse en la confianza y trabajar a pasos firmes para profundizar en esta lucha con una postura bien definida y sin vacilación alguna. Debemos empeñarnos con mayor énfasis en el recelo por la integridad moral y autodisciplina de los cuadros dirigentes, en la investigación y el tratamiento de los casos de importante cuantía y gravedad y en la rectificación de las prácticas malsanas existentes en los distintos departamentos y ramas de actividad. Es preciso perseverar en la orientación de solución tanto paliativa como radical de los problemas y de rectificación coordinada, e intensificar gradualmente la solución radical. Se debe fortalecer la educación, desarrollar la democracia, perfeccionar el sistema legal, reforzar la supervisión y efectuar innovaciones institucionales para albergar la anticorrupción en las diversas medidas y políticas importantes y prevenir y resolver el problema de corrupción en su mismo origen. Es imperativo mantener y mejorar el sistema de dirección y el mecanismo de trabajo para la lucha anticorrupción y aplicar concienzudamente el sistema de responsabilidad por el fomento de la integridad moral en el estilo del Partido, constituyendo así una fuerza concertada para prevenir y castigar la corrupción. Los cuadros dirigentes, en especial los de alto rango, deben dar ejemplo con su propia conducta, ejercer en forma correcta el poder que tienen en sus manos, actuar siempre con limpieza e integridad moral y luchar consciente y firmemente contra las diversas manifestaciones de la corrupción. Hay que investigar cabalmente a todos los elementos corruptos y castigarlos sin clemencia.

Con tal que todos los camaradas del Partido mantengamos siempre una lozanía juvenil, un ímpetu elevado y un noble espíritu de justicia propios de los comunistas y que nuestro corazón y el de las masas populares palpiten siempre al unísono, la base de la gobernación del país por nuestro Partido será tan sólida como una roca.

Camaradas: Construir en todos los sentidos una sociedad modestamente acomodada y abrir nuevas perspectivas para la causa del socialismo con peculiaridades chinas supone desarrollar, bajo la firme dirección del Partido Comunista de China, la economía de mercado, la política democrática y la cultura avanzada socialistas y promover sin cesar el fomento coordinado de la civilización socialista en lo material, en lo político y en lo espiritual para impulsar la gran revitalización de la nación china.

El Partido Comunista de China está hondamente arraigado en la nación china. Desde el primer día de su fundación, el Partido ya actúa como el destacamento de vanguardia de la clase obrera de China y, a la vez, del pueblo chino y de la nación china, y lleva sobre sus hombros la solemne misión de dar cima a la gran revitalización de la nación china. En el período de la revolución de nueva democracia, nuestro Partido unió y condujo al pueblo de las diversas etnias del país en el cumplimiento de la tarea histórica de la independencia nacional y la liberación del pueblo, creando de esta manera condiciones previas para materializar la referida revitalización. A raíz de la proclamación de la Nueva China, nuestro Partido consumó en forma creadora la transición de la nueva democracia al socialismo, efectuando el cambio más grandioso y más profundo en la historia de China e iniciando la expedición histórica para hacer realidad la gran revitalización de la nación china por el camino socialista. Luego de la III Sesión Plenaria de su XI Comité Central, nuestro Partido logró encontrar el camino acertado de construir un socialismo con peculiaridades chinas, inyectando nueva y pujante vitalidad a la causa de la revitalización nacional. Esta causa de la nación china contempla ya horizontes resplandecientes.

Construir en todos los sentidos una sociedad modestamente acomodada, acelerar los pasos de la modernización socialista y trabajar por que la China socialista sea desarrollada, próspera y poderosa y haga mayores contribuciones al progreso de la humanidad, constituye una tarea histórica que nuestro Partido debe asumir con valentía. Para cumplir esta tarea, debemos apoyarnos firmemente en la unidad de todo el Partido y del pueblo de todas las etnias del país. La unión hace la fuerza, y la unión asegura la victoria. Nuestro Partido y pueblo, que han vivido dificultades y reveses y han acumulado ricas experiencias, se han hecho cada vez más maduros. De cara a un mundo muy intranquilo y frente a una tarea ardua y pesada, todos los camaradas del Partido debemos fortalecer la conciencia de inquietud y preocupación, pensar en peligros eventuales aun en tiempos de paz, tener claramente en cuenta tanto el severo desafío que nos acarrea la competencia internacional cada día más enconada como las dificultades y riesgos que se nos presentan en el camino de avance, y en consecuencia, debemos tomar en mayor consideración la situación en su conjunto, apreciar más la unidad y redoblar los esfuerzos para salvaguardar la estabilidad.

¡Que todos los camaradas del Partido y el pueblo de las diversas etnias del país nos mantengamos estrechamente unidos en torno al Comité Central del Partido, trabajemos con una sola voluntad y luchemos esforzadamente para llevar adelante en forma continua la causa del socialismo con peculiaridades chinas y crear juntos una vida feliz y un porvenir espléndido para todos!

 


 

Notas:

(1) El pensamiento consiste en que el Partido Comunista de China debe representar siempre lo que se exige para el desarrollo de las fuerzas productivas avanzadas de China, el rumbo por el que ha de marchar su cultura avanzada, así como los intereses fundamentales de sus masas populares más amplias.

(2) Se refieren al camino socialista, la dirección del Partido Comunista, la dictadura democrática popular, y el marxismo- leninismo y el pensamiento de Mao Zedong.

(3) Consiste en: 1) persistencia en emancipar la mente y buscar la verdad en los hechos y oposición al apego a la rutina y al desinterés por progresar; 2) persistencia en combinar la teoría con la realidad y oposición a la copia mecánica y al culto a los libros; 3) persistencia en mantener estrechos vínculos con las masas y oposición al formalismo y al burocratismo; 4) persistencia en el principio de centralismo democrático y oposición al proceder autoritario y a la flaqueza organizativa; 5) persistencia en la disciplina del Partido y oposición al liberalismo; 6) persistencia en la honestidad e integridad moral y oposición al abuso del poder en busca de provechos personales; 7) persistencia en la lucha ardua y oposición al hedonismo, y 8) persistencia en el nombramiento por mérito y oposición a las prácticas malsanas en el empleo de personal.

 

Tempo exterior: Revista de análise e estudos internacionais