Taiwán pide a la comunidad internacional que apoye su participación en la Asamblea de la OMS

Distribuir

Distribuir contido
05 · 11 · 2020

5 de noviembre de 2020.- Con vistas a la próxima reunión de la Asamblea  de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que tendrá lugar entre los días 9 y 14 de noviembre, la República de China (Taiwán) hace un llamamiento a los países amigos y de ideas afines para que den su apoyo a una participación significativa de Taiwán, y que no vuelva a verse excluida de tan importante cita para el sistema sanitario internacional.

En un año como este 2020, marcado en todo el mundo por la pandemia de la covid-19, la exitosa gestión que el Gobierno de Taiwán ha hecho de la crisis sanitaria, con 569 casos registrados, siete fallecidos y más de 200 días sin contagios locales, ha sido reconocida y elogiada por toda la comunidad internacional, pese a lo cual la OMS ha continuado ignorando a Taiwán e impidiendo su participación en sus reuniones, cediendo así a la presión de la República Popular de China.

Así sucedió el pasado mes de mayo, cuando en plena pandemia Taiwán no fue invitado a participar en la cita anual de la Asamblea Mundial de la Salud celebrada entonces, y ni tan siquiera fue invitado a participar en las reuniones del Comité de Emergencias sobre la covid-19.

Ahora, cuando el mundo entero se enfrenta a una nueva ola de la covid-19, es el mejor momento para que la OMS deje de plegarse a las presiones de China y permita la participación de Taiwán, admitiendo de una vez que los sistemas sanitarios de Taiwán y China son administrados por autoridades separadas e independientes, y que solo el Gobierno elegido por el pueblo de Taiwán puede representar y defender el derecho a la salud de sus 23,5 millones de habitantes en la OMS.

Taiwán se encuentra en la zona bajo la administración de la Oficina Regional para el Pacífico Occidental de la OMS. Sin embargo, hasta la fecha dicha oficina se ha negado a comunicarse e interactuar con Taiwán, lo cual niega a Taiwán el acceso a la información o las medidas de cuarentena fronteriza publicadas para los países de la región.

Taiwán tampoco tiene acceso a la Red de Laboratorios de la OMS referidos a las actividades técnicas de la covid-19, y más del 70% de sus  solicitudes para asistir a las reuniones técnicas de la OMS han sido ignoradas o rechazadas.

Una participación significativa en las reuniones de la OMS permitiría a Taiwán obtener una información sanitaria más directa y completa, pero también ofrecer una mayor aportación a la comunidad internacional, como ya viene haciendo, pese a las dificultades, cumpliendo con sus lemas de “Taiwán puede ayudar” y “Taiwán está ayudando”. 

Respondiendo a los citados lemas, desde primeros de abril hasta finales del mes de agosto, Taiwán había enviado al exterior numeroso y variado material sanitario anticovid-19. Y más de 54 millones de mascarillas quirúrgicas, repartidas en 88 países de todo el mundo, de las cuales medio millón fueron destinadas a España para el personal sanitario, primera línea de combate contra la covid-19. 

Pese a su exclusión de la OMS, Taiwán ha logrado contener la propagación de la pandemia basando su éxito en cinco claves: experiencia, rapidez de respuesta, aplicación de la tecnología moderna, transparencia y colaboración ciudadana. Gracias a ello, Taiwán ha mantenido desde el principio más de un 90 por ciento de normalidad en las actividades cotidianas y no ha necesitado confinar a la población. 

La acción del Gobierno ha logrado también que la economía de Taiwán no se haya detenido. El Banco Asiático de Desarrollo ha pronosticado que el crecimiento económico de Taiwán en 2020 será el mejor entre los Cuatro Tigres Asiáticos, el único de los cuatro en mostrar un crecimiento positivo. En el primer semestre de este año, Taiwán registra un crecimiento económico del 0,78 por ciento. Y la proyección de crecimiento para el año en su conjunto es del 1,56 por ciento.

Si la OMS mantiene el actual trato injusto hacia Taiwán, impidiendo su participación en sus reuniones y mecanismos, no solo será perjudicial para el derecho fundamental a la salud de los taiwaneses, sino que además creará una peligrosa e irreparable brecha en la red mundial de prevención de enfermedades.

Tempo exterior: Revista de análise e estudos internacionais